Los presuntos responsables del feminicidio de Fátima, una niña de 7 años que desapareció la semana pasada y cuyo cadáver fue encontraron el sábado en el sureste de la Ciudad de México, fueron detenidos en el Estado de México, fronterizo con la capital, confirmó la jefa de gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum.

“Informo que los presuntos responsables del feminicidio de la menor Fátima Cecilia fueron detenidos en un poblado del Estado de México con el apoyo de la Guardia Nacional y de las autoridades del Estado de México, quienes colaboraron con la Secretaría de Seguridad Ciudadana y la Fiscalía locales”, indicó Sheinbaum en sus redes sociales.

La Fiscalía capitalina había presentado la fotografía de los dos presuntos sospechosos de sustraer a Fátima, privarle ilegalmente la libertad y por su asesinato, que es investigado con el protocolo de feminicidio.

Durante una conferencia de prensa, el vocero de la Fiscalía capitalina, Ulises Lara, presentó las fotografías de Gladis Giovana “N” y Mario Alberto “N”, sobre quienes apenas se girará una orden de aprehensión por el delito de sustracción y privación de la libertad con la finalidad de generar un daño y en caso de resultar culpables alcanzarían una pena de entre 80 y 120 años de prisión.

Apenas la noche de este martes, las autoridades de la Ciudad de México encontraron la casa donde estuvo retenida Fátima y donde supuestamente habría sido asesinada después de ser sustraída por Gladys Giovana «N», la mujer que se la llevó cuando a la salida de la escuela de la infante el pasado 11 de febrero.

En el lugar encontraron los zapatos de Fátima, un suéter y documentos de identidad de los papás de la menor.

Sheinbaum, en una conferencia de prensa, ya había confirmado que la mujer que sustrajo a Fátima Cecilia sí era conocida por la familia de la menor.

Destaca que el lugar donde supuestamente tuvieron retenida a Fátima se encuentra a 25 minutos a pie de la casa donde la niña vivía, en la colonia San Sebastián Tulyehualco, en la alcaldía de Tláhuac, fronteriza con Xochimilco.

El caso de Fátima, que es investigado como feminicidio por las autoridades capitalinas, se dio unos días después del caso de Ingrid Escamilla, de 25 años, que fue brutalmente asesinada por su pareja, también en la Ciudad de México.

Ambos casos conmocionaron al país y provocaron una serie de manifestaciones para exigir justicia y un alto a los crímenes por violencia de género que han crecido en todo el territorio nacional en los últimos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here