Donald Trump, dijo que se plantea vetar la entrada a su país de los extranjeros procedentes de Brasil, la nación latinoamericana con más casos de COVID-19, y que le gustaría eliminar la prohibición a los viajes desde Europa “lo más pronto posible”.

“Lo estamos considerando, aunque esperamos que no tengamos un problema”, afirmó Trump en respuesta a una pregunta sobre si se plantea imponer un veto a los viajeros que llegan desde Brasil, durante una reunión con su gabinete en la Casa Blanca.

Brasil es el tercer país del mundo con más casos de COVID19 después de Estados Unidos y Rusia, y se espera que pronto pase al segundo puesto y que sus cifras sigan creciendo hasta julio, cuando está previsto el pico de la curva de incidencia.

El mandatario explicó que “la mayoría” de los viajeros desde Brasil y Latinoamérica “llegan a Florida” y afirmó: “No quiero que venga gente (contagiada) e infecte a nuestra gente. Tampoco quiero que se enferme gente allá”.

La Casa Blanca ya ha vetado el acceso al país de los viajeros procedentes de China y la mayor parte de Europa para contener la expansión del COVID19, algo que no ha impedido que los contagios en Estados Unidos superen el millón y medio de casos, y que los muertos pasen ya de 91.000.