El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió en la localidad de McAllen, en la frontera con México, su proyecto de construir un muro, en un momento en que el cierre parcial del gobierno federal se acerca a ser el más largo de la historia de Estados Unidos.

Trump viajó hasta el borde del río Bravo en Texas para defender que es necesario destinar 5,700 millones de dólares para construir un muro, un tema de discordia con los demócratas que ha provocado una parálisis presupuestaria que se prolonga desde el 22 de diciembre.

“Es un tema de sentido común. Ellos necesitan una barrera. Necesitan un muro, si no lo tienen, lo que va a haber es mucho trabajo y problemas extenuantes. Y por cierto, muerte. Y muerte, mucha muerte”, dijo Trump tras reunirse con agente de frontera.

Para los demócratas, que ahora controlan la Cámara de Representantes, el muro es innecesario y no resuelve los problemas.

El mandatario ha presionado al Congreso al negarse a firmar el presupuesto del gobierno, lo que derivó en una parálisis parcial que afecta a cerca de 800,000 funcionarios, incluidos controladores aéreos y miembros de la Guardia Costera, que no han cobrado su salario en tres semanas.

Fuente: AFP

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *