La Administración Trump comenzó a denegar desde el martes los permisos de trabajo a los solicitantes de asilo que crucen a Estados Unidos sin autorización, haciendo difícil que los inmigrantes puedan subsistir mientras esperan que un juez defina sus casos.

Según dijo la abogada de inmigración y directora de Border Angels a Efe “Esto es un juego del Gobierno de Trump para acabar con los procesos de asilo”; “Están cerrando todas las avenidas que estos migrantes tienen para sobrevivir, llevar comida a sus mesas y tener un techo”, añadió.

La regla evita que los extranjeros que, sin una buena causa, ingresaron ilegalmente a Estados Unidos obtengan una autorización de empleo con base en una solicitud de asilo pendiente, aseguró el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) en un comunicado.

Además, esta regla establece nuevas prohibiciones y denegaciones de permisos de trabajo, por ejemplo, es que a solicitantes de asilo con ciertos comportamientos delictivos no se les permitirá obtener la autorización para trabajar, así como también extiende el tiempo de espera antes de que un solicitante de asilo pueda pedir autorización de empleo, de 150 a 365 días calendario, lo que deja sin poder trabajar legalmente a aquellos solicitantes de asilo elegibles por un año.

De la misma manera esta regla limita el período de validez de la autorización de empleo a un máximo de dos años, y termina automáticamente la autorización cuando la denegación de asilo de un solicitante es administrativamente definitiva.

Los cambios se unen a una larga lista de esfuerzos de la Administración del presidente Donald Trump para disuadir a los solicitantes de asilo de venir a la frontera sur, “No solo están afectando a los latinos con estas normas. Actualmente en los centros de detención encontramos muchos solicitantes de asilo de África que han hecho viajes de meses para encontrar que tus oportunidades de asilo son mínimas”, aclara García.

La organización benéfica sin fines de lucro, Border Angels lanzó este año una iniciativa para pagar la fianza de solicitantes de asilo que están en el centro de detención de Otay Mesa, California y ha logrado gestionar más de 50 fianzas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here