Foto: Pixabay

By RT en español
Un zoólogo de la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.) hizo un descubrimiento inusual en la Antártida que consiste en una gran cantidad de restos de pingüinos de Adelia en varios estados de descomposición, que han ido apareciendo conforme la nieve y el hielo se derriten con el calentamiento global, según señala un artículo publicado esta semana por la Sociedad Geológica de Estados Unidos.

El investigador Steven Emslie hizo los hallazgos en una zona del cabo Irizar en el mar de Ross, un lugar donde no se tenía registro de que existiera ninguna colonia de pingüinos durante al menos un siglo. Allí encontró una gran cantidad de huesos y plumas junto a lo que parecían ser restos «frescos» de aves. Los cuerpos eran en su mayoría de polluelos de pingüinos de Adelia, que tienen una alta tasa de mortalidad cuando nacen en las estaciones más frías del año.

Además de los pequeños cuerpos que parecían recién muertos juntos a otros más antiguos, también se hallaron montículos de guijarros que las aves usan para anidar, así como guano, lo que parecen ser signos de que una colonia de pingüinos habitó la zona en algún momento.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here