Se ha establecido que ninguna información de un contribuyente será divulgada a terceros por parte del Internal Revenue Service (IRS) sin embargo, esto puede pasar solo si el contribuyente lo permite.

Según la Declaración de Derechos del Contribuyente, el derecho a la confidencialidad es el octavo de los diez derechos que los contribuyentes tienen, lo que implica que El IRS no dará ninguna información a un tercero sin el permiso del contribuyente.

Además, La agencia no puede contactar a terceros, como un empleador, vecino o banco para obtener información, a menos que primero le den un aviso razonable al contribuyente.

La misma confidencialidad que tiene un contribuyente con un abogado también se aplica a los profesionales de impuestos que trabajan con el IRS en nombre del contribuyente, y a esto se suma que los profesionales de impuestos no pueden compartir ni usar la información fiscal de sus clientes por ningún motivo que no sea la preparación de una declaración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here