En España, Sanidad, será ministerio con mando único, después de la próxima prórroga, ajustando medidas según progresa la epidemia y van publicándose datos cada vez más esperanzadores.

Además, España ha insistido y obligado en el uso de las mascarillas que ha sido una de las medidas que más variaciones ha sufrido desde que comenzó la crisis sanitaria, a pesar que para algunos de que para algunas autoridades era “innecesaria”, incluso “contraproducente”, y poco después se recomendaron.

“No voy a pronunciarme a favor o en contra de la obligatoriedad. Ahora hay una muy alta recomendación para cualquiera que salga a la calle. La obligatoriedad es sobreactuar un poco, puede estar bien, pero tenemos que incidir quizás más en otros aspectos. La mejor mascarilla son dos metros de distancia”, analiza Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ante el uso obligatorio de mascarillas. “No todo el mundo la puede usar de la misma manera, no todo el mundo la puede llevar de forma prolongada. A lo mejor no hay problemas si lo hacen unos minutos en el metro o el autobús, pero más tiempo puede generar problemas a quienes sufren ansiedad, EPOC o cualquier restricción respiratoria importante, también a los niños más pequeños”.

Las mascarillas que se recomienda en general son las higiénicas o las quirúrgicas, que más que proteger contra el coronavirus, lo que hacen es evitar que una persona contagie a los demás, siempre que se use bien.