Durante el primer trimestre de 2020, cuando muchos países impusieron las restricciones necesarias para la distancia social, un número creciente de consumidores en América Latina y el Caribe recurrió a los pagos sin contacto para hacer sus compras necesarias. Según un nuevo estudio de Mastercard, el 35% de las personas en la región indican que han aumentado el uso de pagos sin contacto, citando como ventajas la simplicidad, seguridad e higiene.

La encuesta al consumidor por Mastercard ofrece una imagen de la acelerada y continúa adopción de los pagos sin contacto. Según el estudio, este cambio en el comportamiento del consumidor es particularmente claro al momento de pagar, ya que las personas expresan su deseo de utilizar tarjetas sin contacto y sus preocupaciones con respecto a la higiene y la seguridad en los puntos de venta. De hecho, los resultados del estudio muestran que el impacto de la distancia social y otras normas de seguridad es profundo en el comportamiento de pago del consumidor:

El 56% de los latinoamericanos dijeron que son más conscientes de la suciedad del dinero en efectivo.

El 84% de los latinoamericanos creen que el pago sin contacto es una forma más higiénica de pagar.

Las iniciativas de Mastercard, junto con la inteligencia de su tecnología, análisis de datos e inversiones en seguridad, continuarán impulsando un mundo más allá del efectivo. Desde el comienzo de la pandemia, más de la mitad de los consumidores en todo el mundo (63%) están usando dinero en efectivo con menos frecuencia, o no lo usan en absoluto. Lo mismo es cierto en América Latina y el Caribe, donde en promedio el 66% de los consumidores usan el dinero en efectivo con menos frecuencia, o no lo usan en absoluto. Desde la declaración del coronavirus como pandemia:

El 77% de los brasileños indicaron que están usando menos dinero en efectivo, o que no lo usan en absoluto.

El 61% de los colombianos dijeron que están usando menos efectivo, o que no lo usan para nada.

El 68% de los costarricenses afirmaron que están usando menos efectivo, o que no lo usan.

El 58% de los dominicanos señalaron que están usando menos efectivo, o ya no lo usan.

Los consumidores están apreciando más y más los beneficios de los pagos sin contacto con un 79% en la región que dice que les parece una manera más segura de pagar en comparación con pagar con dinero en efectivo. Además, las encuestas regionales a consumidores realizadas por Mastercard indicaron un uso constante del pago sin contacto por consumidores que prefieren una experiencia de pago rápida y eficiente.

El 78% de los latinoamericanos indicaron que continuarán usando los pagos sin contacto incluso después de que termine la pandemia.

La creencia fue aún más fuerte entre los menores de 35 años, donde el 82% de la población aseguró un uso continuo después de que pase el COVID-19.

«A medida que vivimos la primera pandemia global en una era definida por la digitalización de nuestras vidas, los pagos con las tarjetas sin contacto han adquirido una nueva urgencia. Ha sido alentador y gratificante ver a nuestros socios en toda la región de ALC adoptar los cambios y la aceleración de la tecnología sin contacto. La tecnología está disponible, y está claro que el cambio que estamos presenciando en el comportamiento del consumidor está aquí para quedarse», dijo Walter Pimenta, vicepresidente sénior de Productos e Innovación, Mastercard de América Latina y el Caribe.

Acelerando pagos más rápidos, higiénicos y seguros
Alrededor del mundo, Mastercard ha liderado la transición a la tecnología sin contacto durante más de 15 años, defendiéndola como una forma de pago simple, segura y rápida. Como una región con países donde la tecnología sin contacto es una experiencia más reciente, América Latina y el Caribe ha visto un rápido aumento en la infraestructura, con un 75% de terminales en el punto de venta listos para aceptar transacciones sin contacto y un 60% de instituciones financieras que emiten tarjetas habilitadas para el pago sin contacto.

En marzo, Mastercard lideró un movimiento para incrementar los límites de los pagos sin contacto en toda la región, a medida que las personas buscaban formas más seguras de pagar a raíz de la pandemia del COVID-19. Hoy, cuatro países han elevado sus límites en los pagos sin contacto, incluyendo Colombia, Argentina, República Dominicana y Costa Rica, y se espera que muchos otros los sigan. La iniciativa está a la par con acciones similares que tienen lugar en todo el mundo, ya que los funcionarios de salud recomiendan la distancia social y un número creciente de comerciantes están alentando a los consumidores a pagar sin contacto en lugar de en efectivo, para así evitar el contacto.

«A medida que la expansión del COVID-19 resalta la preferencia hacia aquellas experiencias ‘sin contacto’ en muchos aspectos de nuestras vidas, el creciente interés en los pagos sin contacto es de gran alcance. Creemos que hay que ofrecer a los consumidores libertad para elegir cómo pagan y tranquilidad cuando pagan. Con mayor comodidad y seguridad, esperamos expandir la huella del pago sin contacto más que nunca», agrego Pimenta.

Crecimiento de pagos sin contacto
A medida que los consumidores buscan cada vez más formas de entrar y salir rápidamente de las tiendas sin tocar las terminales, los datos de Mastercard revelan un crecimiento de más del 40% en las transacciones sin contacto a nivel mundial en el primer trimestre del 20201. Además, el 80% de las transacciones sin contacto tienen menos de $25 (USD), un rango que generalmente está dominado por efectivo. ALC, una región menos avanzada con respecto a la penetración de la tecnología sin contacto, vio un crecimiento exponencial en transacciones sin contacto de hasta un 500% en general desde marzo del año pasado.

Si bien los países de todo el mundo se encuentran en diferentes etapas de implementación y uso de tarjetas sin contacto para las compras diarias, los hallazgos de Mastercard sobre las tendencias de supermercados y farmacias, dos áreas donde se compran muchos productos esenciales del día a día, mostraron que casi todas las regiones experimentaron picos significativos en febrero y marzo. Además, reforzando los comportamientos cambiantes y las preferencias de pago de los consumidores, Mastercard vio que el número de pagos con tarjeta sin contacto en supermercados y farmacias creció el doble de rápido que las transacciones que no lo son a nivel mundia.