El gobernador de California, Gavin Newsom, decretará una moratoria de las ejecuciones de presos condenados a muerte en el estado.

California cuenta con el corredor de la muerte más poblado de Estados Unidos, con 740 presos, aunque es uno de los estados con menos ejecuciones del país con un total de 13, la última ocurrió en 2006, desde la restitución de la pena capital en 1976.

Además de suspender la posible ejecución de cualquiera de estos presos, el decreto de moratoria incluirá el cierre de la sala de ejecuciones ubicada en la Prisión Estatal de San Quintín y cancelará los esfuerzos legales que adelantaba el estado para que los tribunales avalasen nuevas inyecciones letales.

Está previsto que Newsom, haga el anuncio hoy ante el Legislativo de California en un discurso en el que afirmará que la pena de muerte ha sido “un fracaso”.

Con esta decisión, California se unirá a Pensilvania, Oregón y Colorado como estados con moratorias de las ejecuciones decretadas por los gobernadores pero con la pena de muerte vigente.

Pese a la moratoria, los tribunales podrán seguir condenando a muerte a nuevos acusados, que en ese caso pasarán a engrosar el corredor de la muerte.

A octubre de 2018, California contaba con 740 de los 2.721 presos condenados a muerte en EE.UU., un 27,2 % del total, más del doble que el segundo, Florida, con 354.

Veinte de los 50 estados de la Unión han abolido la pena de muerte, que sigue vigente para los otros 30, además de para el Gobierno federal y para las Fuerzas Armadas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *