Big Ben and Houses of Parliament, London, UK

Gran Bretaña impuso este jueves restricciones más estrictas a los negocios y al movimiento de gente en algunas partes del noreste de Inglaterra, esto con el objetivo de evitar la propagación del COVID-19.

Según dijo el secretario de Salud Matt Hancock a la Cámara de los Comunes, las nuevas medidas prohibirán a los residentes socializar con personas externas a sus hogares, ordenarán el cierre de locales de ocio y entretenimiento de las 10 de la noche a las 5 de la madrugada, y los bares y restaurantes solo podrán dar servicio en mesas.

“La lucha contra el coronavirus no ha acabado y mientras ponemos todos nuestros recursos para liberarnos de sus garras, con el invierno en el horizonte debemos prepararnos, reforzar nuestras defensas y unirnos nuevamente contra este enemigo común”, señaló Hancock.

Dichos comentarios por parte de Hancock surgen después de que el primer ministro británico Boris Johnson advirtió a las autoridades de que tendrán que imponer medidas más estrictas para combatir la propagación del COVID-19 y “proteger” las fiestas de la temporada navideña.

De acuerdo con Johnson, Gran Bretaña puede “frenar el aumento, detener el repunte, impedir la segunda joroba del dromedario y aplanar la segunda curva”.

Las tasas de infección diaria recientemente aumentaron a niveles no vistos desde finales de mayo, lo que obligó al gobierno a imponer límites en las reuniones públicas, el día de ayer, la nación reportó 3.991 casos nuevos en las últimas 24 horas, más de los 3.105 registrados el día anterior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here