Lun. Mar 4th, 2024
Inauguran galería urbana del Principito en el Parque Infantil Durante los próximos seis meses, el Parque Infantil de Diversiones ofrecerá a la población en general un recorrido por el mundo del Principito en versión náhuat-español.

Durante los próximos seis meses, el Parque Infantil de Diversiones ofrecerá a la población en general un recorrido por el mundo del Principito en versión náhuat-español.

Acompañado de nahuahablantes de Santo Domingo de Guzmán, el viceministro de Cultura, Eric Doradea, inauguró una galería urbana sobre el libro en náhuat-español “El Principito (Ne Kunetatuktianitzin)”, sobre el muro perimetral del Parque Infantil de Diversiones, en la avenida Juan Pablo II, este 24 de noviembre.

“Lanzamos hoy esta iniciativa en gran formato para que quienes transitan la vía pública puedan apreciar las maravillosas ilustraciones, como antesala de entrada a un espacio icónico dedicado a la infancia: nuestro Parque Infantil de Diversiones, que mensualmente recibe a miles de visitantes”, manifestó Doradea.

La galería recopila 31 ilustraciones retomadas de la edición bilingüe de “El Principito”, primer libro la colección Yultaketza, que constituye un aporte a la conservación, preservación y promoción de la lengua materna.

“‛El Principito’ es, además de una famosa obra de la literatura universal, un texto que relacionamos a El Salvador a través de la figura que se dice inspiró a la rosa: Consuelo Suncín, escritora salvadoreña, esposa de Saint-Exupéry, autor de la hermosa historia que cautiva a chicos y grandes, con mensajes de lealtad, solidaridad y amor”, puntualizó el viceministro.

Por su parte, Blas López, nahuahablante de Santo Domingo de Guzmán, opinó sobre la iniciativa: “Nos sentimos satisfechos porque somos amantes de nuestra habla y también estamos contentos porque estamos instruyendo a los niños para que se familiaricen con el náhuat”.

Las ilustraciones de la versión náhuat-castellano de “El Principito” fueron creadas por Renato Mira, quien gracias al trabajo de investigación sobre el tema entrega estas imágenes colmadas de elementos simbólicos de nuestro pasado prehispánico y con un personaje autóctono.

La historia fue traducida por el nahuahablante Valentín Ramírez, a partir de la traducción al español que hizo de la obra original el recordado escritor salvadoreño Ricardo Lindo.

Loading

Facebook Comments Box
administrador

Compartir esta nota