El sepulturero Rider Sol empuja una carretilla llena de tierra por un cementerio creado para enterrar a víctimas del coronavirus, junto a una remota carretera conocida como "kilómetro 20" Foto: AP /Rodrigo Abd

La comunidad indígena Shipibo de Perú, ha decidido recurrir a la sabiduría de sus ancestros para combatir el Covid-19, debido a que los hospitales están muy lejos y no hay muchos doctores en estos.

Debido a eso Mery Fasabi, decidió hacer remedios caseros, recolectó hierbas, las metió en agua hirviendo y dio instrucciones a sus seres queridos para que respirasen sus vapores. Además, hizo jarabes de cebolla y jengibre para ayudar a despejar las vías respiratorias congestionadas.

“Teníamos conocimiento de estas plantas, pero no sabíamos si realmente iban a tratar el COVID”, señaló la maestra. “Con esta pandemia hemos ido descubriendo nuevas cosas” dijo Fasabi.

El avance de la pandemia en el Perú, que es la nación con la mayor tasa de mortalidad confirmada por el coronavirus per cápita, ha forzado a muchos grupos indígenas a encontrar sus propios remedios.

En la región de Ucayali, en un lugar conocido como “Kilómetro 20”, cerca de la ciudad de Pucallpa, ha surgido un nuevo cementerio que alberga los restos mortales de unas 400 personas, muchos aseguran que la única presencia estatal que han visto es la de los operarios que retiran los cadáveres.

“Siempre hemos sido olvidados”, dijo Roberto Wikleff, un shipibo de 49 años que recurrió a los tratamientos de Fasabi para ayudar a superar su coronavirus. “No existimos para ellos”.

Perú tiene una de las mayores poblaciones indígenas de Latinoamérica, cuyos antepasados vivían en el país andino mucho antes de la llegada de los colonizadores españoles. Hoy en día, muchos viven y trabajan en zonas urbanas, pero otros residen en partes remotas de la Amazonía que tienen pocos médicos y mucho menos capacidad para realizar complejos análisis moleculares o tratar el virus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here