Foto: Josué Alvarado

Hablamos con Josué Alvarado, originario del cantón El Piche, del municipio El Carmen, en La Unión, considerado uno de los empresarios más sobresalientes de El Salvador, él nos contó cómo ha logrado poner en alto el nombre de su país, a través de su exitosa empresa Río Grande Foods.

“Fue la misma necesidad, la que me impulsó a emprender, tuve que salir de mi bello El Salvador, por razones de la violencia en el tiempo de la Guerra, y al llegar a Estados Unidos, tenía que ver cómo me las inventaba, y fue así que, que dimos algunos pasos en un comienzo, con mi familia, mi esposa, mis dos hijos que llevaba y uno que iba en camino”.

Fue de esa manera que el empresario se decidió dar uno de los pasos que sería de los más importantes en su vida, “Buscando la tradición, en cuestión de alimentos, pensamos en lo que los salvadoreños en el exterior podrían extrañar y decidimos llevárselo, así es que nace la marca, Río Grande Foods, que viene siendo de origen migueleño”.

Alvarado contó que con el nombre se buscaba ser identificado por cualquier salvadoreño, especialmente “que nos reconocieran los orientales del país”, ahora ya son una marca reconocida, no únicamente por los salvadoreños, sino también por los latinoamericanos y los propios estadounidenses y canadienses, siendo estos últimos países, los que cuentan con sucursales.

El empresario recuerda que no fue fácil iniciar en un país nuevo, “tuve que hallar mi entrada sin que nadie me dijera “mire pase adelante”, y gracias a la fe en Dios, este me ayudó y logramos, montar una empresa que beneficia a cientos de familias con sus productos, en su mayoría salvadoreñas, que viven, en Estados Unidos y Canadá y también una cantidad de mil familias aquí en El Salvador que están siendo beneficiadas por lo que hacemos de nuestro trabajo”.

Como todo negocio, iniciaron por identificar las necesidades de su producto, recordó Josué, “empezamos con una cajita, y yo lo digo una cajita de cartón que llevábamos frijoles, tortillas, queso y la gente nos decía “mire, consígame esto” y de esta forma se fue haciendo la línea de productos, son alrededor de unos 550 productos que se están manejando actualmente”.

Como todo buen negocio, requirió mucho esfuerzo durante años, Alvarado emigró a Estados Unidos en 1985, al año siguiente dio inicio su idea de negocios, pero fue hasta 5 años después  que comenzó a comprar y vender productos “Después dimos paso a que nos hicieran los productos en El Salvador y empezamos a expórtalos; es así que, en el año 96 que ya se comenzó con una planta en Santa Tecla con un grupo de siete personas y en la actualidad gracias a Dios ya son casi mil personas las beneficiadas con un empleo”.

Josué Alvarado, también está comprometido con la visión de cambiar e impactar de forma positiva la vida de cientos de jóvenes salvadoreños, él trabaja de la mano, desde hace 12 años, con la Fundación para la Paz, “al inicio en nuestra fundación se apostó sobre todo por la reinserción, prevención de violencia, nuestro punto principal de enfocarnos es la niñez, y es de esa forma que, a nivel de las escuelas, hemos apoyado bastante para que puedan desarrollarse de una forma más integral”.

Primer Graduación de las participantes del proyecto “Club de niñas” que se ejecuta con apoyo de la Fraternidad Cristiana Intercontinental (FCI) en La Unión, la empresa Río Grande Foods y la Fundación Trabajemos Por la Paz. Fotografía: Cortesía

En sus programas de reinserción se han beneficiado alrededor de 625 jóvenes, todos los proyectos han sido financiados con dinero directo de la empresa Río Grande, por lo que Alvarado, dice sentirse feliz de devolver al país que lo vio nacer, un poco de lo que les es negado a muchos, “vemos los resultados, los rendimiento, porque cuando llegamos a las escuelas les preguntamos qué querían ser y muchos decían “yo quiero ser el palabrero” “quiero ser esto”, grado de las pandillas; ahora con  este programa que estamos haciendo ya hay una visión y dicen “yo quiero ser médico, quiero ser ingeniero”, le hemos cambiado el “chip” para querer ser algo en la vida, entonces todo eso nos motiva”.

Los niños y niñas del Fraternidad Cristiana Intercontinental (FCI) del departamento de San Miguel, realizan diferentes actividades artísticas y talleres, gracias a la Fundación Trabajemos por la Paz.  Fotografía: Cortesía

También, resaltó que durante esos 12 años se ha cambiado la vida de 15 mil, “los resultados, las escuelas lo dicen, donde estamos siendo bien efectivos y cada vez se nos están sumando voluntariados en diferentes escuelas del país. En San Miguel hemos estado trabajado bastante, y yo estoy contento porque podemos ver la pasión de los que sirven y la recepción de las escuelas, a los directores de abrir las puertas para que le apoyemos con los niños”.

A pesar de todas las actividades en las que ya se encontraba y consolidado como un exitoso empresario, Josué Alvarado, decide involucrarse en la política salvadoreña, en 2015 intentó ganar una diputación en la Asamblea Legislativa y se autofinanció una campaña para ser diputado bajo la bandera del Partido Demócrata Cristiano (PDC), pero no logró su objetivo.

Pero eso no lo detuvo, y en el 2017 crea el primer partido político con “la fuerza de la diáspora” VAMOS, que desde el 14 de noviembre de 2017 está inscrito como instituto político en el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Es el primer partido real, que nace de la fuerza de la diáspora porque yo he estado, viviendo mucho tiempo en ese vínculo con Estados Unidos y es allí donde nos surge ese pensamiento de hacer este nuevo partido; que es el primer partido, digamos, transnacional. El interés de VAMOS, es incluir a la diáspora salvadoreña en diferentes puntos que pueda entender, que tiene un espacio para buscar ser un alcalde, un diputado, por qué no o sea un presidente que quiera participar en alguna contienda electoral del futuro”.

VAMOS, remarcó Alvarado, se debe a los salvadoreños en el exterior, allá nació y, es la fuerza que los ha ayudado a estar donde están.

En ese marco, ya se tienen planes para las elecciones de 2021 en El Salvador e hizo un llamado a la población “esperamos que la población pueda decidir y analizar que, VAMOS está en un plan de llevar los mejores servidores públicos a diputados y alcaldía”.

Actualmente VAMOS, está conformado por tiene 18 secretarías, en las cuales Josué Alvarado, es el secretario General del partido, “tenemos un equipo en varias áreas, que estamos trabajando y todos estamos interesados en ver cómo incidimos en cambiar las cosas en este país”.

A Alvarado se le ha encargado una de las tareas más difíciles “buscar los mejores candidatos, tanto jóvenes como hombres, mujeres, y adultos También. La apertura aquí está para todos, lo único es el interés que debe de haber de parte de ellos, es venir a hacer bien las cosas”.

Ante eso aclaró “estamos cuidando no ser el reciclaje de todos los partidos, sino gente, caras frescas, que puedan aportar al país y eso es lo que estamos haciendo”.

“Yo, en lo personal, no tengo un interés directo de estar yo al frente de una candidatura, sino que quiero promover a esta juventud y especialmente hacer el llamado de la diáspora en el exterior, para quienes quieran sumarse, las puertas están abiertas, si usted tiene el deseo de venir a luchar para cambiar esta situación, vale la pena que nos sumemos por este esfuerzo” finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here