Foto: Pixabay

la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE. UU. (U.S. Consumer Product Safety Commission, CPSC) exhorta a los consumidores a revisar todas sus cortinas y persianas a fin de verificar que no tengan cordones accesibles, ya que presentan un riesgo de estrangulación para bebés y niños. Debido a que los cordones de las cortinas y persianas son un peligro oculto en el hogar.

«Los cordones accesibles en las ventanas son peligrosos», señaló el presidente interino de la CPSC, Robert Adler. «Incluso si se amarran altos o se usan las llamadas ‘abrazaderas de seguridad’, los niños se pueden estrangular y morir en menos de un minuto. Las cortinas y persianas sin cordones, o con cordones inaccesibles, son la única opción segura para usar en los hogares, guarderías o cualquier otro lugar donde haya presencia de niños pequeños».

Según la CPSC, entre 2014 y 2019, se reportaron 46 muertes de bebés y niños relacionadas con estrangulación con cordones de cortinas y persianas. Eso equivale a un promedio de aproximadamente 8 niños (menores de 12 años) que mueren cada año por estrangulamiento con un cordón de los recubrimientos para ventanas.

La CPSC comparte recomendaciones para evitar peligros en el hogar.

Lo mejor es comprar e instalar cortinas y persianas sin cordones, que están disponibles en la mayoría de las tiendas y en línea. Hay que asegurarse de que la descripción del producto indique que no tiene cordones. 

Si no puede reemplazar sus cortinas o persianas actuales por unas sin cordones, la CPSC recomienda lo siguiente:

  • Eliminar cualquier cordón que cuelga de las cortinas, acortándolo lo máximo posible.
  • Mantener todos los cordones de cortinas y persianas fuera del alcance de los niños.
  • Verifica que los topes de los cordones estén instalados y ajustados adecuadamente para limitar el movimiento de los cordones de elevación internos.
  • Asegurar al piso o a la pared los cordones de lazo continuo para cortinas y persianas.
  • Mover las cunas, camas, otros muebles y juguetes lejos de las ventanas y de los cordones de los recubrimientos para ventanas, preferiblemente a otra pared.

Fuente: U.S. Consumer Product Safety Commission. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here