Editor 25/12/2020

Redacción: Kevin Lemus

La Barra de Santiago y sus alrededores son lugares de total turismo, abundante naturaleza y un intercambio amplio de economía local.

Sin embargo, luego de recorrer los manglares de la zona, se encuentra la Isla el Cajete, donde habita la familia Hernández, aparentemente según sus palabras y atenciones, viviendo en buenas condiciones, no obstante, se aprecia todo lo contrario.

Habitan en medio de la nada, entre agua de manglares, flora y fauna. Comentan que sobreviven de lo mismo que ellos cultivan: maíz, frijol, arroz y cocos.

Relatan que anteriormente cultivaban algodón, pero no es bien pagado en el país, además no se sentían capaces de competir en el mercado.

Por otra parte, afirman que lo que más venden para su sustento diario son los cocos, los comerciantes locales y de otros municipios llegan hasta donde ellos para adquirirlos, ya que su costo es relativamente accesible, a $0.17 cada uno.

Las penurias más grandes que les toca que vivir no solamente es la soledad, sino en ocasiones el hambre y también la situación climatológica que se presenta en invierno.

Compartir

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *