La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE.UU. (FDA) emitió un Comunicado sobre la seguridad de los medicamentos con respecto a los efectos secundarios conocidos de la hidroxicloroquina y cloroquina, incluyendo los graves y potencialmente mortales problemas de ritmo cardiaco que han sido reportados con su uso para el tratamiento o prevención del COVID-19, para los cuales no han sido aprobados.

Estos riesgos, los cuales se encuentran en las etiquetas de los medicamentos para sus usos aprobados, pueden ser aliviados cuando los profesionales de atención médica evalúan y supervisan de cerca a estos pacientes, por ejemplo, en un hospital o estudio clínico, según se indica en la Autorización de Uso Urgente (EUA) de estos medicamentos para tratar el COVID-19.

La hidroxicloroquina y cloroquina están aprobadas por la FDA para tratar o prevenir la malaria. El sulfato de hidroxicloroquina también está aprobado por la FDA para tratar el lupus y la artritis reumatoide. Estos medicamentos no se han demostrado ser seguros o eficaces para tratar el COVID-19. Sin embargo, estudios clínicos están en curso y se planean estudios adicionales para determinar si estos medicamentos pueden beneficiar a los pacientes con el COVID-19.

Esta decisión será basada en su evaluación de los posibles beneficios versus los riesgos para su paciente, reconociendo que la FDA no ha evaluado la seguridad o eficacia para dicho uso. Por esta razón, es importante que los proveedores de atención médica sean conscientes de los riesgos de graves y potencialmente mortales problemas de ritmo cardiaco que pueden ocurrir con estos medicamentos y que están incluidos en las etiquetas de estos medicamentos para sus usos aprobados.