Cadejo Brewing Company es una empresa salvadoreña, líder en la producción y distribución de cerveza artesanal, que año con año, se expande no sólo en el mercado centroamericano, sino que también en Estados Unidos, convirtiéndose en un dinamizador de la economía salvadoreña.

La historia de Cadejo se remonta al 2008, cuando nace la idea de crear una cerveza artesanal que pudiera ser distribuida en algunos restaurantes del país; su fundador es David Falkenstein, un emprendedor nato, padre de familia y sin duda una persona llena de muchos sueños, es por ello que en esta ocasión, en el espacio de la entrevista, conoceremos más sobre el creador de “La leyenda hecha cerveza, Cadejo”.

“Les invito a que nos vengan a conocer, creo que hemos logrado formar una marca de orgullo salvadoreño, nos visita mucho americano que nos dicen que “es la mejor cerveza del mundo” no sé si es cierto o no, pero es un honor, vengan a nuestra fábrica, tenemos tours, tenemos degustación de todos nuestros estudios de línea, en total hemos hecho más de 50 estilos de cerveza y siempre seguimos innovando” dijo David Falkenstein.

¿Podría comentarnos cómo nace la Leyenda hecha cerveza?

“Cadejo nace de un hobby mío básicamente, yo fui hermano lejano durante 17 años, viví en Estados Unidos desde el 91´s hasta el 2008, me casé allá en el 2007, mi esposa es americana, y en el 2008 decidimos regresar al país a formar una familia acá.

Desde que me fui, soñé en regresar al país, y poder contribuir, tuve la dicha de poder educarme allá, saqué mi carrera en energía eléctrica, trabajé un tiempo, tuve un pequeño emprendimiento de call center y luego se me dio la oportunidad de regresar.

Al regresar, retome mis amistades de infancia y por cosas de la vida, comenzamos hacer cerveza cacera, no había variedad de cerveza, sólo la industrial, no existía la artesanal, no había variedad de estilos, entonces cuando viajaba a Estados Unidos compraba los granos, regresaba y nos reunimos con los amigos y hacíamos cerveza”.

¿Pero por qué fue precisamente la cerveza, el emprendimiento que lo motivó?

“Bueno, lo teníamos como hobby, al principio creo que no era muy buena la cerveza, porque hacíamos las dos cajas de cerveza, y pues se tomaba tiempo para que se terminara, yo creo que la tomaban por quedar bien con uno, pero no creo que les gustara tanto, con el tiempo se fue volviendo buena la cerveza y llegó el punto que las dos cajas no duraban nada, un amigo decía ¡Hey, dame un six pack! la familia quería otro six, entonces pensé que tenía una oportunidad de negocio y fue que comencé a explorar en el 2010.

En marzo de ese año, tomé la decisión de que iba hacer algo con esto, no sabía cómo, no tenía capital pero si tenía las ganas de hacer algo y sabía que tenía la oportunidad, con los amigos con los que hacíamos cerveza, comenzamos jugando, jugando, a ver si le hacíamos cerveza a un restaurante o algo localmente, pero no progreso, todos estábamos ocupados en nuestros trabajos, no progresaron las reuniones que tuvimos.

Luego se me acercó un amigo de infancia, llamado Mariano, tiene un bar y me dijo ¡Hey, sé que andas haciendo cerveza! ¿Por qué no hacemos una cerveza para el bar? Pero tampoco progreso al inicio, pero yo estaba decidido a que lo iba hacer, entonces me comencé a educar, compré libros, comencé a leer, porque no es lo mismo hacer cerveza en la bañera de la casa, en una olla de tamales que hacer algo más grande.

Comencé hacer amigos en la industria, regresé a Estados Unidos, e hice amigos en las cervecerías de allá, me iba a los establecimientos a ofrecer mi trabajo voluntario para aprender, ese 2010 nuevamente se me acerca mi amigo Mariano y nace la idea nuevamente, y para el 2011 la asociación se consolidó y comenzamos a buscar equipo, local.

Costó casi dos años obtener los permisos, la construcción de la fábrica y todo, finalmente abrimos las puertas en febrero de 2013”.

¿Por qué cadejo?

“Fue una idea de mi socio, nos los sugirió un día en el 2011, nos encantó el nombre porque encajaba con lo que queríamos hacer, una marca de orgullo salvadoreña, irreverente, divertida, no queríamos una empresa tradicional, corporativa, entonces cadejo, es una leyenda divertida”.

Desde el 2013 ¿Cómo ha sido la aceptación del producto?

“¡Bastante bien! la cerveza ha venido creciendo en el país, las personas han comenzado a entender la diferencia entre una cerveza industrial y una artesanal, en el mundo de la cerveza, existen 100 estilos reconocidos, el industrial es uno de ellos, nosotros no hacemos ese, pero si jugamos en el espacio de todos los demás”.

Se han expandido, están en Centro América y Estados Unidos ¿Cómo fue su incursión al mercado internacional?

 “Al principio empezamos sólo con barriles, teníamos nuestra fábrica, una pequeña terraza y le distribuimos barriles a unos 30 locales, a finales de 2014 decidimos tomar el paso para embotellar, creamos nuestra línea de embotellado y empezamos a embotellar para distribuir a más bares, subimos la distribución a unos 200 establecimientos y a mediados de 2015 surge el primer interés de alguien externo del país, era de Costa Rica y nos pidió que quería distribuirla allá, luego vino Guatemala, un par de meses después.

Y así sucesivamente, vino Nicaragua, Honduras y hace como año y medio se comenzó a distribuir en Washington DC, también hemos crecido en área de restaurantes”.

Actualmente la empresa abrió cuatro restaurantes, uno en Guatemala, dos en el Aeropuerto aquí en El Salvador y uno en La Libertad, pero no todo ha sido éxito para Cadejo, ni para su fundador, ya que crear una empresa conlleva sacrificios y retos para todos los emprendedores, Falkenstein, no escapó de ellos.

Para la empresa ¿Cuáles han sido los principales retos?

“Han sido diferentes retos, la burocracia de la tramitología es difícil, lidiar con las instituciones, no hay claridad, mucho trámite aleatorio, no es fácil”.

¿Qué consejo le podría dar a los emprendedores que se topan con estas dificultades también?

“Hay que tener resistencia, si van a emprender, que sea algo que les gusta, porque requiere de mucha persistencia, no creo que uno pueda emprender sólo por ganar dinero o por ganar fama, no creo que eso sea suficiente para tener la fortaleza que nos lleva a poder seguir adelante, es una montaña rusa el emprender, hay subidas y bajadas, a veces uno siente que todo va bien, porque esta en la parte alta y de ahí todo se viene abajo y no para.

Uno “agarra” más fuerza del estómago y le afecta menos las bajadas, pero si es un reto”.

¿Cuál es el porcentaje de exportación de la empresa?

La cerveza artesanal se encuentra en una fase de  infancia, en ningún país de Centroamérica pasa del 1%, incluso Costa Rica que tiene alrededor de 100 empresas artesanales, Cadejo es la más grande de la región, en Estados Unidos tardó 30 años en crecer, empezó en los 80´s y llegó a 1% del mercado hasta el 99´s, casi 20 años más tarde. Nosotros fuimos los segundos en abrir en Centroamérica, tenemos 7 u 8 años en el mercado y esperamos crecer más”.

¿Cuáles han sido los beneficios directos en la economía del país que ha aportado Cadejo?

“Definitivamente la creación de empleo, contamos con 160 personas, incluyendo 25 que están en Guatemala, también hemos sido una empresa inspiradora, en un tiempo difícil para el país, no ha habido mucho emprendimiento durante este tiempo, y de cierta forma hemos sido algo emblemáticos”.    

¿Cuál es el producto que más se comercializa?

“Localmente, “La mera velga” es la que más le gusta al mercado, por su sabor suave, refrescante, un poco cítrica, tiene algo de naranja agria, le sigue “Hija de Pooh” es una cerveza hecha con miel, que no le da dulzura, pero le deja el sabor y el olor de las flores de donde vino la miel, pero no dulce”.

¿Cómo surge el nombre de los productos?

“¡Es parte divertida de trabajar acá! Entre todos le ponemos los nombres, producción dice “vamos hacer una cerveza con ciertas características” y entonces todos expresamos el nombre que podría tener y elegimos el que más nos gusta, explicó entre risas”.

¿Podemos esperar una nueva cerveza próximamente?

“Sí, todo el tiempo estamos sacando nuevas, es más hace poco salió “La fogosa” es una cerveza hecha con chile, la hemos hecho con chiles diferentes”.

¿Cuáles son las proyecciones para Cadejo?

“Pues seguimos explorando oportunidades, estamos en pláticas con gente de Honduras, Panamá, hay interés de crear una posible franquicia, vemos que oportunidades se nos presenta localmente, en Estados Unidos en los estados de California, Texas, vamos a ver que hay para el futuro”.

Cadejo ha logrado instaurarse en el mercado salvadoreño, lo cual le ha permitido obtener algunos reconocimientos, uno de ellos lo obtuvo en Costa Rica, así mismo son invitados para brindar foros de emprendimiento, jueces en algunas actividades tanto locales como internacionales.

Por su parte, David Falkenstein, continúa aprendiendo de su entorno y siguiendo su sueño que comenzó hace 10 años y que hoy sigue trabajando, en hacer lo que más le gusta, creando, porque la leyenda es hecha cerveza, CADEJO.      

Entrevista: Naomi Villalobos.

Redacción: Josué García.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *