La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, firmaron un nuevo acuerdo para fortalecer y promover los servicios de salud pública para los millones de personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo.

El acuerdo actualiza y expande un acuerdo existente de 1997 entre las dos organizaciones. Un objetivo clave este año será apoyar los esfuerzos en curso para proteger a unos 70 millones de personas desplazadas por la fuerza de COVID-19.

Hoy, las dos organizaciones están trabajando codo a codo para frenar la propagación de la pandemia de COVID-19 y garantizar que las personas desplazadas por la fuerza puedan acceder a los servicios de salud que necesitan, para mantenerse a salvo de COVID-19 y otros desafíos de salud.

Te puede interesar: CDI Labs lanza dos nuevos análisis poderosos

Durante la firma del jueves, el ACNUR también se unió al Fondo de Respuesta Solidaria COVID-19. El Fondo se lanzó el 13 de marzo y hasta la fecha ha recaudado $ 214 millones. El Fondo, el primero de su tipo, permite que personas, empresas y organizaciones de todo el mundo contribuyan directamente a la respuesta global dirigida por la OMS para ayudar a los países a prevenir, detectar y responder a COVID-19.

«El principio de solidaridad y el objetivo de servir a las personas vulnerables sustentan el trabajo de ambas organizaciones», dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.