Atracó en el Puerto de Acajutla en El Salvador, el buque NYK María con más de 582 toneladas de alimentos que servirán para surtir las 2.7 millones de canastas alimenticias que el Gobierno distribuirá entre la población afectada por la emergencia de COVID-19 en el país.

“En el buque vienen contenedores con alimentos que serán para la cesta solidaria que el Gobierno dará a los más necesitados”, informó a través de su cuenta en Twitter el presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), Federico Anliker.

El cargamento consta de 24 contenedores con atún, pollo y harina de maíz, que se suman a las 190 toneladas de leche en polvo que arribaron al país el jueves pasado, también para abastecer las 2.7 millones de canastas alimenticias.

“Estas canastas básicas son adicionales al millón de bolsas solidarias que les estamos entregando a todos los alcaldes, de todos los partidos, para que repartan rápido a la población más vulnerable, durante la pandemia”, aclaró el presidente Nayib Bukele a través de su cuenta en Twitter.

Las canastas alimenticias serán entregadas durante el tiempo que dure la emergencia provocada por el COVID-19, por un valor de $50 cada una.

Además de la compra de estos alimentos, el Gobierno también adquirió recientemente 33 mil toneladas métricas de maíz blanco, para reforzar las reservas nacionales de este producto y evitar desabastecimientos que se traduzcan en alzas en los precios.