Las lluvias torrenciales que golpearon Río de Janeiro con de vientos de hasta 110 km por hora dejaron al menos cinco muertos y un desaparecido, informó el alcalde de la ciudad, que permanece en “estado de crisis”.

“Tenemos varias áreas de riesgo en nuestra ciudad. El suelo está encharcado, entonces puede haber deslizamientos, árboles caídos” si las lluvias continúan. “Le pido a la gente que no se quede en esos lugares”, afirmó Crivella.

Las muertes ocurrieron en las zonas sur y oeste de la ciudad, en los barrios Barra de Guaratiba, Rocinha, Vidigal y en la Avenida Niemeyer, ruta costanera que conecta los barrios Leblon y Sao Conrado, donde un ómnibus fue arrastrado por un deslizamiento. Un ocupante del vehículo permanece desaparecido.

El Centro de Operaciones de Río (COR) pidió a los cariocas “desplazarse solamente en caso de extrema necesidad”, advertir a las autoridades si aparecen “señales de rajaduras” en las viviendas y estar atentos “a las sirenas” que avisan de riesgo de deslizamientos.

En Rocinha, la favela más grande de la ciudad, cayeron 153,2 milímetros de agua en cuatro horas, más de la mitad de la media histórica de febrero. Sirenas de emergencia alertaron a tiempo sobre el riesgo de deslizamientos y permitió la evacuación de muchas personas, según la Defensa Civil.

El “estado de crisis” decretado por la municipalidad es el tercero y más elevado de alerta sobre precipitaciones que pueden causar inundaciones o deslizamientos.

Fuente: AFP

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *