Entregar una empresa exitosa a los hijos es un sueño que muchos emprendedores buscan conseguir. Quieren ver el negocio que iniciaron prosperar en las manos de la siguiente generación. Sin embargo, las estadísticas demuestran que la sucesión de un negocio está llena de retos. Solo 30% de las empresas sobreviven en la siguiente generación.

1. Evita sujetar las riendas demasiado fuerte
Los fundadores tienen la tendencia de mantener el control y no permitirles a sus hijos opinar demasiado sobre las inversiones del negocio de la familia. Las personalidades emprendedoras suelen ser independientes, autocráticas y prefieren hacer las cosas a su modo, por lo que puede resultarles difícil ceder el control.

2. Elimina la sensación de derecho
Solo porque tu apellido sea Pérez no significa que debas tener un asiento en el consejo de la empresa “Pérez y asociados. Muchas veces, es mejor empujar a la siguiente generación a buscar empleo fuera de la empresa de su familia para que tengan una auténtica experiencia laboral y educación que después pueden traer al negocio.

3. Construye habilidades para la nueva generación
Uno de los grandes errores en los negocios familiares es que los fundadores se enfrascan tanto en hacer crecer la empresa que olvidan preparar a sus hijos para recibirla.

Se deben tener reuniones familiares de negocio regularmente e introducir a los hijos en conversaciones clave para que empiecen a entender cómo se maneja el negocio.

4. Considera si la siguiente generación quiere ser parte de la empresa
Muchas veces los fundadores sueñan con heredar el negocio a sus hijos, pero ellos simplemente no están interesados.

Una manera positiva de evitar este efecto es involucrar a los herederos desde pequeños en la empresa. Otra manera de evitar este conflicto es tener conversaciones honestas sobre las aspiraciones reales de los hijos y cómo la familia puede ayudarlos a lograrlo.

5. Prepárate para dejarlo ir
Imponer estructuras o planes de acción que traten de controlar las elecciones de la siguiente generación en lugar de dejarlos manejar el negocio solo causa ambigüedad en el liderazgo un ambiente de trabajo estresante para los herederos.

Un buen emprendedor debe estar emocional y mentalmente preparado para alejarse del negocio que formó cuando llegue el momento indicado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *