pixabay

El Concejo Municipal de Los Ángeles declaró una emergencia fiscal el pasado miércoles, debido a la caída de ingresos provenientes, en gran parte, de los impuestos hoteleros y se pronostica una caída de unos $400 millones solo este año.

La ciudad esta siendo fuertemente golpeada, a causa de la caída de las ventas, el desempleo y el desplome del turismo, por lo que sus prepuestos se han enfocado en atender principalmente la pandemia del coronavirus.

Por lo que, a partir del 11 de octubre, unos 15,000 empleados deben tomar hasta 18 días sin pago, lo que representará un recorte de 7% en salarios, así como también otros 1,280 empleados recibirán oferta de jubilación anticipadas.

“Creo que tenemos que dar el ejemplo, no le podemos pedir más a la gente que lo que nosotros estamos dispuestos a hacer”, dijo el alcalde Garcetti al quien habría renunciado a dos meses de su sueldo al inicio del año.

Esta medida permitiría a la ciudad angelina a ahorrar dinero en salarios y así evitar el tener que despedir permanente a cientos de personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here