El condado de Los Ángeles espera reabrir completamente la economía para el 4 de julio, dijeron funcionarios del gobierno durante una reunión de la Junta de Supervisores.

La misión es reabrir de manera segura los negocios minoristas, restaurantes y centros comerciales. Pero para llegar a esa meta, el proceso será lento.

La fecha fue revelada el martes en un comunicado de prensa emitido por la presidenta de la Junta de Supervisores, Kathryn Barger, luego de la segunda reunión del Grupo de Trabajo de Resiliencia Económica del Condado de Los Ángeles, un grupo compuesto por la Junta de Supervisores y líderes de diferentes industrias en todo el condado.

“Tenemos que hacer muchas cosas bien para que podamos llegar a esa fecha”, dijo la directora de salud pública del condado de Los Ángeles Barbara Ferrer. “Creo que la realidad es que realmente vamos a trabajar juntos para llegar lo más rápido posible, pero vamos a prestar atención a los datos y la ciencia”.

El condado de Los Ángeles es el epicentro de los casos de COVID19 en California, con más de 1,900 muertes.

Como resultado, los funcionarios han dicho durante mucho tiempo que reabrir la economía será más difícil aquí que en otras partes del estado menos afectadas. La idea es evitar una reapertura que ocurra demasiado rápido y cause más personas enfermas con COVID-19.

El condado de Los Ángeles se encuentra actualmente en la fase dos de su plan de reapertura económica.

Actualmente, la mayoría de las tiendas minoristas y restaurantes permiten la recogida en la acera, los senderos y los parques se han reabierto y se permite la recreación activa en las playas. Todavía se requieren máscaras faciales, mantener el distanciamiento social y aún las reuniones no están permitidas en el condado.