El condado de Los Ángeles reabrirá sus playas mañana y ha establecido las restricciones que impondrán en ellas para seguir evitando la propagación del COVID19.

Estará permitido realizar actividades físicas como correr, nadar o surfear. Sin embargo, las consideradas sedentarias como hacer picnic o tomar el sol seguirán estando prohibidas.

Los estacionamientos, muelles, concesiones y paseos marítimos permanecerán cerrados para evitar aglomeraciones.

En cualquier caso, siempre se deberá respetar la distancia de seguridad de seis pies entre personas y todo el mundo deberá cubrirse la cara cuando esté fuera del agua y rodeado de personas.

Te puede interesar: