A pesar de la caída del tráfico en Los Ángeles durante la pandemia de COVID19, la cantidad de personas que han muerto este año por accidentes automovilísticos es ahora casi la misma que hace un año, informaron las autoridades.

En la últimas dos semanas de marzo, cuando la ciudad entró en confinamiento, hubo una caída pronunciada de defunciones por esta causa. Sin embargo, menos de dos meses después, el Departamento de Policía de Los Ángeles está viendo un “alarmante incremento” en muertes derivadas de choques de automóviles, dijo el jefe adjunto del departamento, Blake Chow.

El aumento de las muertes está relacionado con que las calles y autopistas están más vacías de lo normal y los coches circulan a mayor velocidad y también con que hay más personas caminando o en bicicleta, según la policía.

La velocidad ha subido en un 30% en algunas calles y los agentes policiales han recurrido a la tecnología para tratar de frenar estos incrementos. Por ejemplo, han programado la mayoría de los 5,000 semáforos de la ciudad para que mantengan todo el día la configuración nocturna.

En lo que va de mayo, 21 personas han muerto en accidentes de automóvil. En la ciudad han fallecido este año casi tantas personas por accidente de tráfico como por homicidio, dijo el comandante Marc Reina, que supervisa las operaciones del departamento de tráfico.