Más de 2.3 millones de personas, entre ellas una gran cantidad de hispanos, perdieron su trabajo durante abril en California cuando el estado registró una tasa de desempleo del 15.5% que afectó a todos los principales sectores industriales del estado, según el Departamento de Desarrollo de Empleo del estado.

El panorama del desempleo es más preocupante en el condado de Los Ángeles, el área más afectada por el brote del virus en el estado. El desempleo en esta zona del estado escaló hasta el 20.3% en abril, dejando a aproximadamente uno de cada cinco trabajadores de Los Ángeles sin trabajo.

De la fuerza laboral de 4.7 millones que hay en los Ángeles, 968,400 trabajadores se encuentran sin empleo.

Según el departamento, el empleo no agrícola total en el condado de Los Ángeles se redujo en 685,000 empleos entre marzo y abril, una disminución del 15%, disminuyendo el número de puestos a poco menos de 3.9 millones de empleos.