Foto: Los Angeles County

A medida que aumenta la demanda de pruebas de COVID19 en el condado de Los Ángeles, las autoridades están cambiando sus recomendaciones sobre quién debe hacerse la prueba.

En las semanas transcurridas desde el Día de los Caídos, cuando el condado de Los Ángeles reabrió negocios y estallaron protestas por la muerte de George Floyd, los funcionarios alentaron a todas las personas a hacerse la prueba, especialmente a aquellos que habían visitado grandes reuniones o habían participado en una protesta.

Eso incluía posibles portadores asintomáticos, que según las autoridades podrían ser propagadores silenciosos de la enfermedad.

Ahora, de nuevo han vuelto a priorizarse las pruebas para quienes muestran síntomas, trabajan en un entorno de alto riesgo o se han puesto en contacto con una persona que se sabe que estuvo expuesta al virus, reporta L. A. Times.

El cambio se produce cuando las autoridades sanitarias informan un aumento preocupante en personas infectadas con COVID-19.

Por su parte, las autoridades dicen que la disponibilidad limitada de pruebas no es causada por una falta de fondos o una escasez de recursos, sino por una cuestión de demanda y tiempo.

Se han realizado más de 1 millón de pruebas en el condado de Los Ángeles, lo que ha confirmado más de 123,000 infecciones de COVID-19, mientras que el promedio de siete días para la tasa de positividad (aquellos que dan positivo para el virus) ha superado el 10%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here