El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que pedirán a Estados Unidos, información sobre el operativo “Rápido y Furiosos”, con el cual se ingresaron dos mil 500 armas ilegales al país.

“Tenemos que ventilar para que nunca jamás se vuelva a llevar a cabo una acción de este tipo”, dijo López Obrador al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, para que se tramite la solicitud.

La operación fue descubierta en 2011, luego que un agente de la Oficina de Migración y Aduanas de EE. UU. fuera asesinado tras involucrarse al cártel de Los Zetas, en una misión en México.

«Fue un operativo secreto, cuya implementación y resultados fueron revelados a agencias mexicanas en la medida en que fueron del conocimiento público resultados negativos no deseados por sus autores en el Departamento de Justicia», respondió por su parte el gobierno de ese entonces, Felipe Calderón en Twitter.