El condado de Miami-Dade empezó hoy la fase uno de reapertura de su economía, sin embargo, más de la mitad del condado no ha reabierto. Las cuatro ciudades principales (Miami, Hialeah, Miami Beach y Miami Gardens) recién comenzarán a reabrir mañana.

Las zonas comerciales más famosas, como Lincoln Road, Midtown, Desing District o Coconut Grove siguen con sus puertas cerradas por dos días más. Los centros comerciales, como Dolphin Mall o Brickell City Center, iniciarán actividades hacia finales de semana. Además, la gran mayoría de las oficinas tienen a sus empleados trabajando desde sus casas y las escuelas no volverán hasta el próximo año lectivo a finales de agosto, por lo que el tránsito en las autopistas del centro es mínimo.

Las dos grandes zonas que se reactivaron son Coral Gables y Doral. Ambas tienen un sector de comercios minoristas que por primera vez han abierto sus puertas después de dos meses. Con limitaciones, porque la nueva normalidad exige que empleados y clientes usen máscaras, que todos se mantengan a distancias de al menos seis pies y que, cuando se puede, todo se realice con turnos. Los locales pueden operar solamente al 50 por ciento de su capacidad, y quien no cumpla con esto corre el riesgo de que las autoridades vuelvan a cerrar su comercio.

Los restaurantes desde hoy pueden servir comida manteniendo seis pies de distancia entre las mesas y con cuatro personas por mesa a la vez.