Más de 385.000 personas recibieron el martes la orden de desalojar las ciudades texanas de Beaumont, Galveston y Port Arthur, y otras 200.000 recibieron la orden de abandonar las tierras bajas del suroeste de Luisiana, debido a que el huracán Laura se aproxima.

Según los meteorólogos señalaron que el meteoro podría azotar Texas y Luisiana con feroces vientos, fuertes inundaciones y con el poder para empujar el agua de mar tierra adentro, asimismo dijeron que una marejada ciclónica de alrededor de 4 metros (13 pies) de altura, coronada por olas, podría sumergir comunidades enteras.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC por sus siglas en inglés) proyectó que Laura podría obtener energía de las aguas cálidas del Golfo de México y adquirir fuerza de huracán de categoría 3 antes de tocar tierra firme el miércoles por la noche o jueves por la mañana, con vientos de aproximadamente 185 kilómetros por hora (115 millas por hora).

“Las aguas están lo suficientemente cálidas para ayudar a la formación de un huracán de categoría 3 o más. Las aguas son muy cálidas donde se encuentra la tormenta ahora y así estarán durante toda su trayectoria hacia el norte hasta la costa del golfo”, comentó Ed Rappaport, subdirector del NHC.

Según Craig Fugate, exdirector de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias “Las evacuaciones podrían aumentar más si la trayectoria de la tormenta da un giro hacia el este u oeste”

Por otro lado, Laura ya provocó la muerte de 20 personas en Haití y de otras tres en República Dominicana, donde dejó sin electricidad a los pobladores del lugar además de causar fuertes inundaciones.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here