Nayib Bukele anunció que vetará la reciente aprobada Ley Especial Transitoria para la Atención Integral de la Salud y la Reanudación de Labores en el Marco de la Pandemia COVID-19.

«¡VETO! Y me voy a tomar mi tiempo para enviárselos de regreso», afirmó el mandatario al mostrar su disconformidad a la ley del legislativo. Según dijo, esta ley no contará con su aprobación porque los diputados solo buscan «el contagio masivo de los salvadoreños».

La ley aprobada por el parlamento establece que la cuarentena domiciliar no deberá exceder los 15 días y solo en casos excepcionales se podrá ordenar la cuarentena en un centro de confinamiento.

Otra de las disposiciones de la ley es que  los bares, restaurantes y discotecas continuarán cerradas, al igual que no habrá espectáculos y eventos deportivos públicos.

La ley contiene elementos basados en el respeto a los derechos humanos, en cumplimiento a la resolución de la Sala de lo Constitucional. Por ejemplo, obliga al ministerio de Salud dar de alta a quienes han cumplido la cuarentena en un centro de retención por un plazo mayor de 15 días.

La ley también da la facilidad para que las personas puedan hacer las compras de alimentos y medicamentos sin necesidad de presentar DUI tal como se aplica en la actualidad.

Por su parte, Bukele dijo que presentará un nuevo decreto a la Asamblea para que lo apruebe en sesión plenaria de esta semana, que obliga a la población a guardar una cuarentena más estricta por un periodo de 15 días, hasta el 6 de junio y que luego se irá abriendo gradualmente la economía.