El presidente de El Salvador, Nayib Bukele aseguró que tras la ola de homicidios reportada desde el viernes hasta el domingo que dejó más de 50 fallecidos, se encuentra un pandillero que habría sido condenado a 175 años de prisión en la Operación Jaque, pero que quedó libre tras una apelación de la defensa.

Según el mandatario, esta es la manera cómo salen las órdenes desde las prisiones para cometer homicidios.

El presidente agregó que justo un día después de que el marero en cuestión quedara en libertad, iniciaron los crímenes. Efectivamente, la violencia el viernes dejó un saldo de 24 homicidios, atribuidos presuntamente a pandilleros de la MS13.

«¿Que cómo salen las órdenes de los centros penales si están bloqueados? R/ Con los que salen libres», reveló Bukele, a la vez compartió un video de un centro penitenciario en donde se observa a unos pandilleros comunicándose con otros sujetos desde una celda a través de trapos con los que forman letras y después sus propios códigos de comunicación.

A raíz de la ola de crímenes, el gobierno decretó una emergencia máxima en los centros penales del país, que somete a los reclusos pandilleros a un encierro total, y corta algunos privilegios como el cierre de las tiendas donde se abastecen de artículos de primera necesidad, y no podrán salir a los patios a recibir el sol.