Imagen de Jo Wiggijo en Pixabay

La ciudad de Nueva York entra hoy en la fase tres de reapertura económica, lo que permitirá abrir sus puertas a salones de masajes, de manicura y de tatuaje pero los restaurantes no podrán recibir clientes en su interior como estaba previsto.

El gobernador Andrew Cuomo anunció que la ciudad continúa con sus planes de reapertura al dar a conocer los nuevos datos sobre el coronavirus que muestran una baja en todos los indicadores.

“La ciudad de Nueva York es una zona urbana con alta densidad poblacional y, hasta hace poco, fue el epicentro mundial de la crisis de COVID-19”, indicó el gobernador y destacó que se entra a la fase tres “con mucha precaución y después de ver las experiencias de otros estados” sirviendo comida en interiores.

Lo restaurantes seguirán atendiendo a los comensales en las terrazas como han hecho desde que la ciudad entró a la segunda fase el pasado 22 de junio pero contarán con más espacio en el exterior para poner mesas, y para el disfrute de los peatones, luego de que se cerraran varias calles.

Cuomo reiteró al público continuar con el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el uso de desinfectante de manos “que han convertido a nuestro estado en un líder nacional en la lucha contra este virus” y a los gobiernos locales que deben hacer cumplir las esas normas.

Los salones de masajes, tatuajes y manicura operarán a un cincuenta por cuento y manteniendo las reglas del distanciamiento y uso de mascarillas. Se había anunciado el pasado mes que en esta fase tres también se volvería a permitir el juego de deportes en equipo en exteriores. Las oficinas, tiendas minoristas y peluquerías, además de los restaurantes, abrieron en la fase dos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here