El crucero varado en la Bahía de San Francisco por el coronavirus finalmente desembarcara en el puerto de Oakland este lunes.

En un comunicado, el gubernamental Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) señaló que los casi 2.500 pasajeros del Grand Princess, donde 21 personas, 19 de ellas tripulantes, han resultado contagiadas, serán transferidos a bases militares donde se les practicarán exámenes médicos, nuevas pruebas de coronavirus y estarán en una cuarentena de 14 días.

Más de un millar de pasajeros que son residentes en California serán llevados a la base aérea Travis y a la base naval Miramar, mientras que el resto recalarán en la base de San Antonio Lackland, en Texas, y en la base aérea de Dobbins, en Georgia, cuyo gobernador, Brian Kemp, ya confirmó que 34 residentes de ese y de otros estados de la costa este irán a esa base.

De acuerdo con la Oficina de Servicios de Emergencia de California, los pacientes que dieron positivo en las pruebas tomadas a bordo serán enviados a hospitales. El resto serán puestos en cuarentena y deberán someterse a más pruebas. La tripulación será tratada dentro de la embarcación.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here