Foto: pixabay.com

Ante la situación actual de crisis sanitaria y económica mundial por la pandemia del COVID-19. El PNUD estima que por primera vez llevará a una caída del Índice de Desarrollo Humano. Además, la emergencia llega en un momento de desaceleración económica para muchos países. Por ello, aseguran es fundamental un esfuerzo por reactivar la economía, no solo para regresar a donde nos encontrábamos, sino hacia una reconstrucción mejor para los medios de vida la población y, particularmente, para las MYPES.

Disminuir el impacto de la crisis, reactivar la economía y “reconstruirnos mejor, requiere una estrategia integral para la protección de las MYPES y para la recuperación de medios de vida. Partiendo de un análisis del contexto antes de la pandemia de COVID-19 e identificando las vulnerabilidades de las MYPES y de los medios de vida en este período de crisis, este documento provee insumos para Aprender de la crisis con 10 ideas para la acción”.

Estiman que más de 70% de las personas ocupadas trabajan en una MYPE. Estas personas ocupadas también son más vulnerables debido a los bajos niveles de protección social con las que cuentan. La institución identifica esas desigualdades y propone 10 #IdeasParaLaAcción para minimizar el impacto de la pandemia, adaptables al contexto actual que vive el país y el mundo, entre estas ideas se encuentran:

  • Garantizar el acceso a servicios financieros para las MYPES.
  • Brindar apoyo técnico para MYPES para reducir su exposición al riesgo y mejorar su adaptabilidad.
  • El trayecto hacia la nueva normalidad requiere de estrictos protocolos de bioseguridad, que garanticen la salud de empresarios/as, trabajadores/as y clientes/as.
  • Combinar las capacidades institucionales y las nuevas tecnologías para estimular los medios de vida.
  • La coyuntura económica actual representa una oportunidad de incentivar la formalización.

Asimilan que en tema laboral en El Salvador es desigual, especialmente para mujeres, jóvenes y población del área rural. La tasa de inactividad es mayor para estos grupos, y una de las mayores en Centroamérica.

Estas diferencias también son evidentes a nivel de sectores económicos, siendo los más afectados comercio, industria manufacturera y transporte. Al interior de los sectores también es evidente que el incremento en el desempleo ha afectado de forma desigual a mujeres y hombres, tanto por la pandemia, como por la incertidumbre actual de lo que se avecina en cuanto a la misma y los constantes reportes de una caída y retroceso en la economía local.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here