By Associated Press
La protesta de policías retirados y en actividad de la provincia de Buenos Aires, la más importante de Argentina, en reclamo de mejoras salariales y más insumos para protegerse del coronavirus se profundizaba el martes ante la falta de respuesta a sus demandas en momentos en que la inseguridad es la principal preocupación de la población.

En los varios de los distritos más poblados de la provincia, entre ellos la ciudad de La Plata, sede de la gobernación, los agentes permanecían junto a sus familias en la calle frente a destacamentos policiales. Resaltaban decenas de vehículos policiales estacionados que obstaculizaban la circulación y sonando las sirenas de forma intermitente.

El reclamo comenzó el lunes por la noche cuando los policías se manifestaron ante la residencia del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, también en La Plata, unos 60 kilómetros al sur de la capital argentina, y en otras localidades del distrito. Algunos patrulleros se sumaron a las manifestaciones haciendo sonar sus sirenas.

La policía bonaerense se queja de sus bajos salarios y de que desde el inicio de la pandemia en Argentina cada vez hay más casos de coronavirus entre los efectivos, quienes, según afirmaron, no cuentan con la protección suficiente.

Si bien el reclamo pareció desactivarse más temprano el martes, cuando el gobierno provincial anunció una mejora salarial, los uniformados resolvieron continuar con la protesta callejera ante la falta de precisiones sobre el porcentaje de la mejora.

La policía argentina no puede sindicalizarse, por lo cual todo cese de actividades es considerado ilegal. No obstante, los voceros de los manifestantes aclararon que de la protesta participaban agentes retirados y oficiales que cumplen tareas administrativos o que están fuera de servicio. Resaltaron que la seguridad de la población está garantizada.

Los agentes provinciales también sostienen que hay una “creciente disparidad” con los sueldos de los policías de la ciudad de Buenos Aires y otros distritos del país ya que cobran menos por el mismo trabajo. Al respecto señalaron que hay agentes que reciben 34.000 pesos (unos 430 dólares) al mes y que es necesaria una recomposición salarial en el actual contexto inflacionario.

El ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni dijo que “hace 10 días que hablábamos de una recomposición salarial, pero lo importante es ratificar la intención para mejorar las condiciones de trabajo”, que, según reconoció, no son las adecuadas ya que hay un déficit de infraestructura y medios operativos.

El reclamo policial se produjo pocos días después de que el presidente Alberto Fernández anunciara un plan contra la delincuencia para las localidades cercanas a Buenos Aires -crónicos focos de delincuencia-, que supone el despliegue de miles de efectivos y fondos por unos 480 millones de dólares.

La inseguridad aparece en varias encuestas como la mayor preocupación de los argentinos, por encima de la crisis económica y de la pandemia por el nuevo coronavirus.

El plan de seguridad prevé, entre otras medidas, el despliegue de 3.957 efectivos, la formación de 10.000 nuevos policías a lo largo de 18 meses y la provisión de 2.200 nuevos móviles policiales.

Hasta ahora, Argentina ha reportado más de 500.000 casos del nuevo coronavirus y 10.405 decesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here