La gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, anunció que la isla tendrá en noviembre un referéndum no vinculante para decidir si quiere convertirse en un estado de Estados Unidos, se trata de la sexta consulta sobre el estatus de la isla desde 1967.

«Hoy firmamos la ley para la definición del estatus final de Puerto Rico», declaró Vázquez, agregando que el pueblo puertorriqueño «tendrá, de una vez y por todas, la oportunidad de definir el futuro de la isla».

La consulta, que coincidirá con las elecciones generales que se celebrarán el próximo 3 de noviembre, solo hará una pregunta a los votantes: «¿Debe Puerto Rico ser admitido inmediatamente dentro de la unión como un estado?».

La ley firmada por la gobernante, titulada Ley para la solución final del estatus político de Puerto Rico, no tiene carácter vinculante al no contar con el respaldo de EUA. Para que ocurra un cambio en su estatus, el Congreso estadounidense tendría que aceptar los resultados del referéndum. Las cinco consultas anteriores (1967, 1993, 1998, 2012 y 2017) no han logrado que Washington atendiera el asunto del estatus de la isla.

Actualmente, Puerto Rico tiene estatus de Estado Libre Asociado de Estados Unidos, los puertorriqueños tienen pasaporte estadounidense, pero no pueden votar en las elecciones presidenciales ni tienen representación con voto en el Congreso, donde solo cuentan con un comisionado residente en la Cámara de Representantes sin derecho a voto.