Foto: @LaLiga

El Real Madrid ya tiene La Liga a un paso. No necesita ni sumar una victoria en los dos partidos que restan para ser campeón. Dos puntos, dos empates. Con eso le vale a los de Zinedine Zidane para alzarse con su título liguero número 34.

Ni Zidane, que hasta ayer se mantenía firme en su idea de no hacer cuentas, ve el título ya prácticamente ganado. Tras una espectacular racha de nueve victorias consecutivas, se antoja complicado que el Madrid no saque dos de los últimos seis puntos que hay en juego.

El primer match-ball será el jueves, ante el Villarreal, a las nueve de la noche en el Alfredo Di Stéfano. Con una victoria, el Real Madrid será campeón y es lo que buscarán los jugadores blancos, un triunfo para sellar la Liga por la vía rápida, sin necesidad de llegar a la última jornada, donde esperará el Leganés, que aún está vivo en la lucha por el descenso.

El Madrid espera no tener que esperar al último partido, aunque delante estará uno de los mejores equipos de LaLiga tras el parón, aunque llegará tras haber caído ante la Real Sociedad y sin opciones de nada en lo que resta de campeonato.

Ya tiene el puesto de Europa League asegurado y no puede llegar a la Champions.¿Y el Barcelona? Pues al azulgrana sólo les queda esperar al milagro. Osasuna y Alavés serán sus rivales, pero las esperanzas son mínimas. Sólo una victoria del Villarreal en el Di Stéfano pondría al rojo vivo una Liga que ahora mismo ya sólo la puede perder el Real Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here