La respuesta de el palacio de Buckingham al sorpresivo anuncio hecho por Meghan Markle y el príncipe Harry de apartarse de la corona real británica, no se hizo esperar.

A través de un comunicado del palacio de Buckingham, la reina Isabel II declaró que “comprendía” el deseo del príncipe Harry y su esposa Meghan Markle, duques de Sussex, de alejarse de sus compromisos con la institución monárquica pero advirtió que esa retirada era un tema “complicado” que iba a necesitar “tiempo”.

Al parecer los duques de Sussex no consultaron a la soberana ni al príncipe Carlos de Inglaterra sobre sus planes. El primer sentimiento de Su Majestad fue de “decepción» por el imprudente comportamiento del nieto y su esposa, pero después les dejó en claro que ella tiene la última palabra.

La drástica decisión de retirarse de la vida pública como “royals” fue tomada sin el conocimiento tanto de la Reina como de su hijo, primero en la línea sucesoria al trono de rey de Inglaterra, y el príncipe William.

De acuerdo a The Sun, «se enteraron en televisión” de las declaraciones explosivas de la pareja real, hechas en las redes sociales. A los pocos minutos de que anunciaran que daban un paso al costado de casa real y en medio de la confusión, el Palacio de Buckingham les contestó: «Comprendemos su deseo de iniciar otro camino, pero son cuestiones complicadas que requieren tiempo” .

Una fuente dijo al Daily Mail: “El nivel de engaño fue asombroso y todos sienten que han sido apuñalados por la espalda. Incluso su propio personal advirtió en contra de que hicieran esto público hasta que realmente se discutiera adecuadamente con la familia».

La reina, de 93 años, quedó “profundamente molesta” por el inesperado anuncio y William «estallaba de ira”. Para ellos fue una «declaración de guerra contra la familia”. Y desde la casa real admitieron que las negociaciones con la pareja no serán fáciles.

View this post on Instagram

“After many months of reflection and internal discussions, we have chosen to make a transition this year in starting to carve out a progressive new role within this institution. We intend to step back as ‘senior’ members of the Royal Family and work to become financially independent, while continuing to fully support Her Majesty The Queen. It is with your encouragement, particularly over the last few years, that we feel prepared to make this adjustment. We now plan to balance our time between the United Kingdom and North America, continuing to honour our duty to The Queen, the Commonwealth, and our patronages. This geographic balance will enable us to raise our son with an appreciation for the royal tradition into which he was born, while also providing our family with the space to focus on the next chapter, including the launch of our new charitable entity. We look forward to sharing the full details of this exciting next step in due course, as we continue to collaborate with Her Majesty The Queen, The Prince of Wales, The Duke of Cambridge and all relevant parties. Until then, please accept our deepest thanks for your continued support.” – The Duke and Duchess of Sussex For more information, please visit sussexroyal.com (link in bio) Image © PA

A post shared by The Duke and Duchess of Sussex (@sussexroyal) on

Tras seis semanas de vacaciones en una mansión en Canadá, la pareja anunció por medio de su cuenta de Instagram que planean retirarse de los deberes reales y dividir su tiempo entre Gran Bretaña y América del Norte, y se espera que Canadá sea su segundo hogar. Además, expresaron que quieren ser “financieramente independientes”.

Harry había solicitado una reunión con la reina en Sandringham tan pronto como regresó al Reino Unido con Meghan y su hijo Archie este fin de semana, luego de un receso navideño de seis semanas en Canadá. Isabel II se ofreció a encontrarse con el duque, pero aún así le hizo una solicitud explícita a su nieto de que primero hablara en detalle sobre sus planes futuros con su padre, el príncipe de Gales. Pero la pareja desafió la orden, siguió adelante con el anuncio con William y Carlos presuntamente recibiendo una copia de la declaración solo 10 minutos antes.

“Les dieron la boda que querían, la casa que querían, la oficina que querían, el dinero que querían, el personal que querían, los viajes que querían y contaban con el respaldo de su familia. ¿Qué más querían? Es profundamente injusto para la reina que no merece ser tratada de esta manera”, expresó un ex asesor de la corona en declaraciones al Daily Mail.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here