Las dos camionetas grandes con ayuda humanitaria que se encontraban este sábado entre la frontera de Brasil y Venezuela, cerrada por el Gobierno de Nicolás Maduro, se retiraron hacia el interior del territorio brasileño por temor a posibles disturbios en la zona.

“La idea es que esa ayuda ingrese pacíficamente y sin ninguna violencia”, señaló Yuretzi Idrogo, diputada venezolana exiliada en Brasil, , después de que algunos grupos de manifestantes antichavistas amenazaran con prender fuego la bomba de gasolina de los vehículos.

La frontera entre Brasil y Venezuela permanece cerrada desde el jueves, cuando el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó la clausura de la misma para impedir el ingreso de la ayuda humanitaria.

Ello no impidió que dos camionetas con matrículas venezolanas llegaran este sábado al límite fronterizo, procedentes de la ciudad de Boa Vista, capital del estado de Roraima (norte), donde el Gobierno brasileño, en cooperación con Estados Unidos, ha reunido cerca de 200 toneladas de víveres y medicamentos.

Los dos vehículos, que sólo consiguieron transportar una pequeña parte de esas 200 toneladas, permanecieron durante algunas horas en una zona considerada neutral y a unos 300 metros del puesto fronterizo venezolano, el cual está en todo momento custodiado por militares de Venezuela que impiden el paso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *