Héctor Armando Quevedo, expolicía salvadoreño, solicitó ayuda a la Embajada de El Salvador en Japón en octubre de 2017, luego de ser ingresado en un hospital por una neumonía que le afectó el pulmón izquierdo, el cual también se le llenó de agua y que ahora ha perdido casi en su totalidad.

Quevedo de 39 años, llegó a Filipinas en agosto de 2016, luego de finalizar una misión con las Naciones Unidas en Timor Oriental, en el sudeste asiático. Allí conoció a su compañera de vida (de origen filipino), y juntos decidieron visitar a la familia de ella en la región de Mindanao, al sur de la capital filipina.

Es estando en dicha región que Quevedo enfermó y fue ingresado en donde fue empeorando su condición, lo que hacía que su preocupación aumentara pues se le habían acumulado ya más de 6 meses en tratamientos médicos, y fue por ello que contactó hasta por Whatsapp a la embajada salvadoreña.

El llamado realizado por Quevedo a la embajada presidida por Martha Lidia Zelayandía Cisneros, aún no ha sido atendido, aunque la instancia en primer momento manifestó que le ayudaría debido a su vulnerable condición y es lo que lo ha obligado a estar de manera exiliada de su país de origen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *