La ciudad de San Diego votó unánimemente para revocar una ordenanza de 1983 que prohíbe a residentes vivir en sus autos.

El decisión es una respuesta a la crisis habitacional y de personas sin hogar que está lacerando a California. Según datos publicados en el reporte de conteo de personas desamparadas hecho en el condado de San Diego, Point in Time, alrededor de 1,262 personas vivían en sus autos en enero del 2018.

La decisión es, además, parte de una lucha que inició cuando un grupo de personas con discapacidades demandó a la ciudad argumentando que la ordenanza era discriminatoria.

Un juez federal emitió una orden judicial preliminar en la cual prohibió a la ciudad hacer cumplir la ordenanza de habitación en automóviles el 8 de agosto del año pasado, especificando que la “ordenanza es vaga” y que “se ha hecho cumplir arbitrariamente”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *