La Alcaldía de San Francisco prohibió a las agencias locales, entre ellas la Policía, el uso de técnicas de reconocimiento facial, cada vez más empleadas por las autoridades para identificar a criminales.

La histórica ordenanza “Para frenar vigilancia secreta” convirtió a San Francisco en la primera del país en tomar una medida de estas características y ahora podrían seguirla en un futuro cercano la vecina Oakland, que está considerando una prohibición similar, y el estado de Massachusetts, donde el Senado estatal también está estudiando la cuestión.

“Esta no es una política antitecnológica. Se trata de poder exigir responsabilidades en torno a la tecnología de vigilancia, de garantizar que se hace un uso seguro de ella”, explicó durante el pleno el concejal promotor de la medida, Aaron Peskin, quien aseguró que “se puede tener seguridad sin convertirse en un estado policial”.

Peskin citó el estudio llevado a cabo en julio pasado por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) que halló que el reconocimiento facial había identificado incorrectamente a 28 congresistas federales (en su mayoría pertenecientes a minorías étnicas) como criminales al comparar sus fotografías con imágenes policiales.

La medida fue aprobada en el pleno por ocho votos a favor y uno en contra, y con la oposición pública del cuerpo de Policía local, que durante los últimos días ha presionado para que no saliese adelante una prohibición que a su juicio dificultará el día a día de sus operaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *