Un taller artesanal ubicado en San Pedro Perulapán, Cuscatlán ha duplicado la producción de ataúdes, ya que la demanda ha aumentado esto a causa de las muertes por la pandemia del Covid-19.

Según Tulio Pérez, distribuidor de ataúdes en varias zonas del centro del país, pasó de fabricar y vender hasta 20 féretros semanales a elaborar un máximo de 35 actualmente; “Se ha visto el incremento que tenemos en la demanda de ataúdes” indicó.

Asimismo, Pérez comentó que apenas daban abasto para cubrir la demanda por lo que ampliaron su planta de trabajadores, y han tenido que trabajar en jornadas que de domingo a domingo desde hace dos meses.

Los costos de producción de los féretros han aumentado en esta pandemia, encontrándose el ataúd más barato en 150 dólares y si brindan el servicio funerario exigido por el Ministerios de Salud, el precio ronda los $350 dólares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here