Cuadrillas de trabajadores buscaban restablecer el servicio de energía eléctrica para miles de personas luego que una tormenta invernal que azotó California derribó postes y árboles, y causó el cierre temporal de una importante carretera.

Fuertes vientos y árboles derribados dejaron sin electricidad a por lo menos 90,000 personas en la región de Sacramento el domingo por la noche.

El Servicio Nacional de Meteorología dijo que los vientos tuvieron rachas de hasta 79 kilómetros por hora (49 millas por hora) y para hoy, 13,000 usuarios seguían sin electricidad.

En Oregon y Washington, decenas de miles de personas seguían sin servicio tras el paso de la tormenta por áreas del noroeste el fin de semana.

La carretera Interestatal 80, desde el condado Placer, en California, hasta la frontera con Nevada, fue reabierta hoy, pero en el condado Washoe, en ese último estado, seguía cerrada, dijeron las autoridades.

La tormenta invernal desencadenó alertas de inundaciones y un deslizamiento de lodo provocó el cierre de PCH el domingo cuando la tormenta de nieve llegó al área de Lake Tahoe mientras se iban los visitantes del fin de semana.

El Servicio Nacional de Meteorología emitió una alerta de tormenta invernal para áreas en la Sierra Nevada por encima de los 1,200 metros de altitud (4,000 pies), y dijo que la nevada y los vientos limitarán la visibilidad.

Un nuevo sistema de tormentas era esperado en la región para mañana, pero no será tan intenso, aunque se prevén dos tormentas fuertes para el fin de semana.

El diluvio aflojó el suelo en laderas en las que ardió un enorme incendio el año pasado y alrededor de Malibú, cubriendo la carretera Pacific Coast Highway con lodo y otros escombros.

Equipos de limpieza trabajaban en un tramo de 21 kilómetros de la pintoresca carretera desde Malibú hasta el condado Ventura, que pudiera seguir cerrado hasta el mañana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *