Luego que cinco organizaciones civiles renunciaran al comité del Fondo de Emergencia para el manejo de los US$2,000 millones destinados a atender la pandemia de COVID19 en El Salvador,  la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) explicó las razones de su salida.

La UCA aseguró que existen una serie de “inconvenientes” que hacían inviable cumplir la misión para la que fue creada, entre estas estas, que el comité no recibía la información,» ni se plantearon varias de las funciones que se le asignaban al comité y no se tomaban en cuenta, no se pudo realizar las tareas de contraloría social que la Asamblea le asignó», explicó el rector de la universidad, Andreu Oliva.

Además, el rector agregó que el Gobierno ha emitido decretos que riñen con los derechos humanos y ha irrespetado resoluciones de la Sala de lo Constitucional, lo cual es contrario a los valores y principios que promueve y defiende la UCA.

Otras razones por las que Oliva, junto al vicerrector de la institución, Omar Serrano, explicaron que salieron del comité fue por la falta de información, por la reforma inconsulta que hizo el Ejecutivo al decreto 608 y presentó a la Asamblea Legislativa y las transferencias monetarias.

Además, negaron el motivo que dio a conocer el gobierno por el cual se habían retirado, el gobierno salvadoreño aseguró que las instituciones se retiraron porque «rechazaron ser sujetos a declaración patrimonial».

Ante eso, el vicerrector de la institución, Omar Serrano aseguró que «El argumento que están utilizando de huirle a la declaración patrimonial demuestra que no tienen argumentos. Yo ya tengo el formulario para llenarlo, lo haría con mucho gusto», aseguró.

Para terminar, Serrano hizo un llamado a la reflexión «¿Quién dice falsedades? Saquen ustedes sus conclusiones, ¿quién le huye a la transparencia? Saquen ustedes sus conclusiones».