El informe presentado en California acerca de las denuncias de prejuicio racial contra la policía arrojó cifras muy bajas que la junta que supervisa el conteo quiere que los departamentos hagan cambios en la forma en la que la gente presenta las denuncias.

El reporte más reciente del panel halló que 17% de las agencias de control del orden de California no reportaron una sola queja en 2017.

Y de las 659 denuncias de encasillamiento racial que se presentaron en un estado de casi 40 millones de habitantes, sólo 10 se mantuvieron. Tres cuartas partes de las denuncias involucraron raza o etnicidad, pero también pueden incluir edad, religión, discapacidad física o mental, u orientación sexual.

La gente que comparte el liderazgo en la Junta Asesora de Perfiles Raciales y de Identidad (RIPA) están divididos en cuanto a la seriedad del problema y si son necesarios cambios basados en los resultados del segundo informe anual.

Bajo los estándares actuales, las personas que presentan una denuncia formal generalmente deben dar su nombre para reportar preocupaciones que van desde que un agente fue grosero o irrespetuoso, hasta arrestos falsos o paradas de tránsito por cuestiones de raza. Y, con frecuencia, deben ir a una estación policial para llenar un formulario.

El panel recomendó que agencias locales permitan denuncias anónimas y de terceros para proteger a las víctimas de represalias, y que faciliten presentar denuncias, como proporcionar documentos en varios idiomas.

En el sur de California, el Departamento de Policía de San Diego, reportó sólo un caso de perjuicio racial en 2017, mientras que el del condado Riverside tenía siete.

Unas 3,34 millones de personas viven en el condado de San Diego, mientras que el condado de Riverside tiene aproximadamente 2,42 millones de habitantes.

Mientras que el Departamento de Policía del condado de Los Ángeles, el más grande de Estados Unidos, registró 31 casos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *