Nueve víctimas de abusos sexuales de un exentrenador de servicios juveniles empleado por el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) para un programa después de clases en la escuela primaria Cahuenga y siete víctimas más de un exentrenador de football en la secundaria Franklin llegaron a un acuerdo para poner fin a sus demandas por un monto de $22 millones de dólares, anunciaron sus abogados.

“Estos casos horribles proporcionan dos ejemplos más repugnantes de incapacidad continua para proteger a los niños bajo su cuidado”, dijo el abogado de los demandantes, Morgan Stewart.

Ronnie Lee Roman fue declarado culpable de acosar a chicas de entre de 8 a 12 años de edad en junio de 2017. Él trabajó en la escuela primaria Cahuenga y Vine.  Las víctimas fueron agredidas sexualmente en los terrenos de la escuela mientras asistían a los programas en ambas escuelas, de acuerdo con los abogados de los demandantes, que también dijeron que Roman tenía una historia conocida previa de presunto asalto sexual.

Roman fue condenado a 105 años de prisión.

“El LAUSD ignore las quejas en contra de Roman que se remontaban a más de una década y no hizo caso de las indicaciones que, de hecho, estaba abusando de los niños y trató de evitar que mis clientes tuviera su día en la corte”, denunció Stewart.

En noviembre,  Jaime Jiménez, exentrenador de football por largo tiempo en la secundaria Franklin, no disputó los cargos de abuso sexual de cinco ex y actuales estudiantes de Franklin y fue sentenciado a más de 36 años de prisión. Los demandantes tenían entre 13 y 16 años cuando Jiménez abusó de ellos.

Una de las víctimas de Jiménez se suicidó más tarde, dijeron los abogados.

Los acuerdos piden que se pague $14 millones a las víctimas de Roman y  $8 millones a los de Jiménez, según los abogados de los demandantes.

El LAUSD emitió una breve declaración después del anuncio de los acuerdos, indicando que “Aunque no podemos comentar sobre asuntos jurídicos que todavía se están resolviendo, la seguridad de los estudiantes es siempre de máxima preocupación, y hemos hecho cambios  en nuestras políticas y prácticas para fortalecer las protecciones para nuestros estudiantes”,  indicó Barbara Jones, portavoz del Distrito, en un comunicado. “Mientras hemos hecho  mucho progreso, seguiremos trabajando diligentemente con nuestros padres y comunidad para proporcionar el ambiente más seguro posible para que nuestros estudiantes aprendan y tengan  éxito”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *