Por. Naomi Villalobos.

Hablamos con una de las figuras más destacadas en la política salvadoreña, William Pineda, quien fue el primer salvadoreño deportado de los Estados Unidos, en convertirse en diputado de la Asamblea Legislativa, actualmente es el representante de la organización Salvadoreños Residentes en Colorado (Sarco).

Sarco, es una organización que se formó en el 2005 con el objetivo principal es unificar a la comunidad salvadoreña residente en el Estado de Colorado y apoyarle en la búsqueda de soluciones para sus necesidades migratorias, tanto ante autoridades estadounidenses como las salvadoreñas, explicó Pineda.

 

Actualmente la organización forma parte del Consejo Nacional para la Protección y Desarrollo de la Persona Migrante y su Familia (ConMigrantes), y están trabajando para realizar obras en beneficio de todos los migrantes, como nos contó William Pineda

“Estamos trabajando para abrir un centro de integración para migrantes en Colorado, con la finalidad de orientar a las personas que lleguen de forma irregular a Estados Unidos y que ellos puedan conocer y adaptarse a la comunidad estadounidense en cuanto a leyes, cultura e idioma”.

Además, en dicho centro se asesoraría a los migrantes, en temas como ir a pedir el primer empleo, orientar a los niños como sería su primer día de escuela para que no se sientan cohibidos, dar servicios de psicología, por todo el impacto que conlleva la migración, además de brindar asesoría legal.

Dicho proyecto se tenía pensado que comenzará a funcionar en marzo, y se pretendía implementar con fondos del ConMigrantes, ya que en la reciente Ley Especial de Migración y Extranjería, que entró en vigencia en mayo del año pasado, establece en el artículo 326, inciso “a” que, de los ingresos generados por el cobro de la tasa por salida de cada pasajero vía área, (US$10 según lo establece al artículo 325 de la presente ley) se destinará un dólar al ConMigrantes y dicho monto serán transferidos de manera trimestral.

Sin embargo, pese a que dicha ley entró en vigencia hace casi un año, el ConMigrantes no ha percibido ninguno de los montos que se estipulan en la misma y por lo mismo no han podido ejecutar proyectos en pro de los migrantes.

Para Pineda eso se debe a toda la burocracia que existe en El Salvador “A pesar que existe una ley, donde está estipulado, hay varios pasos antes del desembolso, entra este fondo a Migración, ellos lo mandan a Hacienda y ahí se hace una certificación que los fondos ya se encuentran disponibles, viene el Consejo y envía la nota para el desembolso, luego viene Hacienda y envía para aprobación a Casa Presidencial, ellos lo aprueba y viene de nuevo Hacienda y ellos, deben enviarlo a la Asamblea Legislativa, para que se ratifique, regresa a Hacienda y finalmente se hace el desembolso a Cancillería y ellos ya notifican a ConMigrantes que pueden utilizarlo”.

Dentro de todo ese complejo proceso, actualmente ConMigrantes no ha recibido ninguno de los desembolsos y cuando se le preguntó a Pineda, si el gobierno los otorgaría de forma retroactiva, contestó que no.

Ante, eso Pineda contó que se han metido mociones a la Asamblea y que el gobierno se excusa con que “el dinero del año fiscal no se puede reutilizar”.

“No quieren dar los fondos, de hecho, se metió una moción para que en diciembre se pudiera reutilizar los fondos que no llegaron al ConMigrantes el año pasado se pudieran utilizar este año, pero todavía estamos en ese proceso ahorita de ese desembolso, porque Hacienda dice que como son años fiscales y los fondos que no se utilizaron regresan a las arcas del estado y entonces no pueden ser reutilizados en el próximo año y estamos en esa pelea, para que se puedan utilizar”.

Es importante resaltar, que la Asamblea ya aprobó de forma favorable el desembolso al ConMigrantes “pero, aunque uno tenga la buena voluntad los que están arriba por no hacer sus funciones o darles prioridad a ciertas cosas les vale un comino lo que esté sucediendo”, aseveró William Pineda.

SARCO: ACERCAMIENTOS ENTRE LA CIUDAD DE AURORA, COLORADO CON EL SALVADOR

Acostumbrado a trabajar continuamente por la diáspora salvadoreña, Pineda también contó los logros que ha tenido con Sarco, su lucha constante, desde el 2005, vio los frutos cuando en el 2017 abrieron un consulado salvadoreño en Colorado.

También, en dicha ciudad quieren implementar el centro de integración para la comunidad salvadoreña, donde se planea organizar y crear una cadena de contactos con las personas, “tener una lista de todos aquellos subcontratistas, hacer contactos con las diferentes empresas para ofrecerles a través de estos, empresarios o subcontratistas salvadoreños, ofrecerles los servicios que necesiten y tener el contacto de todos aquellos que realizan trabajos y poder recomendarlos”.

Asimismo, como Sarco, están haciendo un convenio con la alcaldía de Aurora, para poder capacitar a los “pequeños empresarios”, para que conozcan los reglamentos que rigen en la ciudad, para que pueda operar, tengan los certificados con el estado y tengan las credenciales para hacer el trabajo según la ley estadounidense lo requiere.

Además, interesado en crear vínculos que beneficien tanto a la comunidad salvadoreña en el exterior como la local, ha organizado visitas para que el alcalde de la ciudad de Aurora, Colorado, conozca El Salvador, sin embargo, las visitas no fueron cien por ciento aprovechadas por actores salvadoreños y gubernamentales.

“Hemos llevado dos veces al alcalde de Aurora a El Salvador para entablar conversaciones y vínculos de negocios, sin embargo, se invitó a diferentes instituciones de gobierno y ellos no le dieron la importancia que deberían darle”.

Pineda relato dos casos, en  la que el gobierno de El Salvador, no le dio la importancia debida a la visita del alcalde de Aurora, “un ejemplo muy claro fue el PROESA, Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador, donde se tenía confirmada una cita y nos iba a recibir el presidente, Salvador Góchez, y a última hora, y ya teniendo la confirmación, nos canceló alegando que como no habíamos enviado la información a tiempo, él se encontraba afuera de San Salvador, y solo se disculparon diciendo que no vinieron el correo aunque teníamos la confirmación de ellos”.

También, otro caso fue el de la ministra de Turismo, Pineda contó que se le organizó una visita al alcalde de Aurora a la Costa del Sol, y se le envió con dos meses de anticipación la invitación a la ministra para que los acompañara.

“Nunca quiso atendernos, a última hora cuando ya se tenía todo el programa, dijo que asistiría si se le daba un espacio para unas palabras, se movió toda la agenda para darle el espacio y nunca se apareció”, hasta el día de hoy, la ministra no explicó los motivos por los cuales no asistió a la actividad.

VOTO EN EL EXTERIOR

Otro tema de vital importancia para la diáspora salvadoreña es el voto en el exterior, ante eso Pineda expresó que es “una clara violación al derecho constitucional del voto”, que se pongan tantos procesos para la emisión del sufragio en el exterior.

“Algunos diputados están en contra de que se puedan abrir este proceso y dicen, porque yo los he escuchado, imagínate que hay municipios que con 5 votos se gana ese municipio, como es posible que los salvadoreños que viven allá decidan por los de acá, y lo tachan de injusto”.

Pero para Pineda, injusticia es no dejar a la diáspora que haga uso de ese derecho constitucional “como salvadoreños, todos tenemos el derecho, de querer que el municipio tenga un mejor desarrollo”.

Ante, el veto del presidente, Nayib Bukele, expresó que “nos quedamos sin el plato y sin la cena”, pues considera que hubiera sido más fácil modificar los procedimientos del decreto que el hecho que no exista uno.

MIGRACIÓN: ¿TERCER PAÍS SEGURO, SEGUROS?

Sarco, busca unificar a los diferentes líderes de distintas organizaciones de diáspora salvadoreña, para crear un proyecto de país en el cual, se pueda abordar el problema migratorio que existe actualmente, solo en el 2019 según la ONU emigraron 1,600,739 salvadoreños, de esos el 89.28% lo hizo a Estados Unidos, es decir, alrededor de 1,429,155, los principales motivos que llevan a la población de dicho país a migrar, son la seguridad y la economía.

Cuando, El Salvador firmó con Estados Unidos el acuerdo de tercer país seguro, “hay una parte que llama la atención donde establece que El Salvador no objetará ninguna decisión que tome EUA en cuanto a los procesos legales que enfrenta la comunidad salvadoreña”.

Dicha política ya comenzó a afectar a cientos de salvadoreños migrantes que se encontraban en proceso de asilo político aseguró Pineda, quien contó que ha vivido experiencias muy de cerca de esos daños “Tuvimos el caso de una joven que fue amenazada y violada, por grupos delincuenciales en El Salvador, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), ya había decido soltarla, porque se encontraba detenida, pero 5 días después que se firmó el acuerdo, migración le puso un alto y la deportaron alegando que ya El Salvador era un país  seguro por lo cual le denegaron su petición  de asilo y así nos hemos dado cuenta de problemas que está generando el acuerdo”.

Para terminar, William Pineda hizo un llamado a toda la comunidad salvadoreña migrantes que se encuentra en diferentes partes del mundo a unirse “tenemos que unificarnos, que no nos importe la ideología política, que lo importante sea apoyarnos como salvadoreños porque al final quienes sufren son nuestra familia o amigos de forma directa o indirecta, por eso hay que unirnos para trabajar juntos por nuestro país, la diáspora tiene mucho poder y hay que usarlo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here