You are here
Abuela mexicana acepta su deportación para no tener que pelear su caso desde una cárcel de ICE Los angeles 

Abuela mexicana acepta su deportación para no tener que pelear su caso desde una cárcel de ICE

Osvelia Maldonado, una abuela mexicana que había vivido casi 30 años en California, aceptó su deportación a México este martes luego de que agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) la detuvieron cuando ella acudió a una cita migratoria de rutina tratando de resolver su estadía legal en este país.

Su nieta, Yael Pineda, dijo a Univision Noticias que funcionarios de ICE arrestaron a su abuela alrededor de las 8:30 am al salir del baño en la oficina de ICE en San Bernardino, ejecutando una antigua orden de deportación. El abogado de la mujer no había llegado cuando ella aprobó que la trasladaran a la frontera mexicana. Se espera que esta misma tarde Osvelia cruce hacia Tijuana.

“Pude despedirme de ella, le di un abrazo, pero desafortunadamente soy indocumentada y tal vez fue la última vez que la vea. La voy a extrañar mucho, nos hará falta a toda la familia”, expresó Pineda con la voz entrecortada. “Su caso ya fue cerrado”, agregó.

Pineda indicó que su abuela aceptó la deportación para no permanecer en un centro de detención de ICE por un tiempo indefinido. Osvelia, de 60 años, obtuvo la residencia permanente en 2010, pero el gobierno se la quitó dos años después por un motivo que no se especificó. Solo se ha mencionado que se debió a “una falta menor”.

El caso se disputó en tribunales migratorios, pero este martes finalmente se ejecutó la orden de expulsión durante su cita de rutina.

“Los oficiales de migración la arrestaron saliendo del baño y nos mintieron al decirnos que a las 11:30 am le podíamos llevar dinero y ropa, pero se la llevaron. Ahora mi abuela va rumbo a México sin ropa, sin dinero y sin comida”, lamentó Pineda.

Citando políticas de privacidad, ICE no comentó sobre este caso al ser contactado.

Aunque activistas y familiares acompañaron a la abuela Osvelia hasta la entrada de la oficina de ICE en San Bernardino y protestaron allí para evitar su detención mostrando carteles en los que se leía”Ningún ser humano es ilegal” y “Mantengan unidas a nuestras familias”, ellos no impidieron que la pusieran bajo custodia, una práctica que se ha repetido en otros lugares.

“No pudimos parar su deportación, es muy desafortunado porque ella tiene una familia en Estados Unidos que va a sufrir mucho, es uno de los pilares de su familia”, señaló Justino Mora, cofundador de UndocuMedia, organización que creó una campaña que aboga por esta inmigrante.

La abuela Osvelia llegó a California en 1989 proveniente de Cuernavaca, Morelos. Tiene tres hijas, de las cuales una es ciudadana estadounidense, y ocho nietos con estatus migratorios mixtos. Trabajaba como cosmetóloga y cuidaba a uno de sus sobrinos.

“No se consideró que ella hizo una vida aquí, que tiene una familia y que para ella México ya es otro país”, expresó su nieta Yael. “La lucha sigue desde Estados Unidos, veremos si hay algo que se pueda hacer por su caso”, añadió.

Tras su llegada a Tijuana, la abuela planea viajar a su natal Morelos.

Para Mora, de UndocuMedia, este caso refleja la insensibilidad del gobierno Trump. “Es una práctica inhumana porque Osvelia era una persona que tenía una residencia permanente y se la quitaron por una falta pequeña”, comentó el activista. “Esta administración quiere tener el título de la que más ha deportado gente”, agregó.

UndocuMedia asegura que además de esta abuela otros dos inmigrantes que acudieron a citas a las oficinas de ICE en el sur de California terminaron deportados. “Gastón y Álvaro están ahora en México y sus familias permanecen aquí, en Estados Unidos. Ambos eran padres, esposos y jefes de sus casas”, dijo la organización, agregando que esta práctica tiene “impactos perjudiciales en las familias”.

 

Related posts

Leave a Comment

         ¡Suscribete y recibe!

Ingresa tu email y compartamos juntos,